Sánchez aspira a reforzar la voz del PSOE ante los "desafíos del mundo"

El nuevo presidente de la Internacional Socialista, que insta a la patronal española a cerrar un acuerdo salarial con los sindicatos, se pone como objetivo relanzar esta organización
Pedro Sánchez, nuevo presidente de la Internacional Socialista. CHEMA MOYA
photo_camera Pedro Sánchez, nuevo presidente de la Internacional Socialista. CHEMA MOYA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aspira tras su proclamación como nuevo líder de la Internacional Socialista a "fortalecer la voz" de la socialdemocracia frente a los desafíos del mundo y a continuar "replicando con acierto las ofensivas del liberalismo y nacionalismo reaccionario".

Sánchez ha reforzado su perfil internacional al convertirse oficialmente este domingo durante la clausura del XXVI Congreso de la Internacional Socialista en el primer presidente español de esta organización, que agrupa a 132 partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas de todo el mundo. Un acto en el que Sánchez estuvo arropado por prácticamente todos los ministros socialistas del Gobierno, así como por la inmensa mayoría de miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE.

"Voy a poner todo mi empeño en ofrecer nuevas respuestas progresistas a los grandes desafíos globales y fortalecer una organización cuya voz debe ser escuchada y tenida en cuenta en el mundo", dijo Sánchez, que recogió el testigo del ex primer ministro griego Yorgos Papandreu.

El presidente del Gobierno aspira también a "volver a unir a todos los movimientos y partidos progresistas" en la Internacional Socialista, de la que no forman parte formaciones tan destacadas como el Partido Socialdemócrata Alemán, aunque en el PSOE dan por segura su vuelta en esta nueva etapa. De hecho, entre los líderes internacionales que felicitaron en el acto a través de un vídeo la elección de Sánchez figuraba el presidente de los socialdemócratas alemanes, Lars Klingbeil.

Sánchez, que aprovechó el acto para pedir a la patronal que negocie una subida salarial con los sindicatos, destacó la labor de la Internacional para "replicar con acierto las ofensivas del liberalismo y nacionalismo reaccionario" y se comprometió a "fortalecer el vínculo con la Onu como un foro ideológico en defensa del multilateralismo". "Nuestro internacionalismo es el mejor antídoto contra la política miope de trincheras y fronteras", dijo y prometió luchar contra el cambio climático y el machismo.

"Ha llegado la hora de la paz y el fin de la guerra"

Sánchez inició su mandato al frente de la Internacional Socialista (IS) haciendo un llamamiento al fin de la guerra en Ucrania. "Ha llegado la hora de la paz, del fin de la guerra en Ucrania, del fin de todas las guerras", al tiempo que llamó a abrir el tiempo de la diplomacia y del respeto a la legalidad internacional, ante los delegados de los 132 partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas que acudieron.

Así, aseguró que desde la IS va a trabajar "por el fin de la invasión de Putin en Ucrania y por el cese de todos los conflictos en el resto de continentes". "Conocemos las lecciones de la Historia, conocemos el precio a pagar cuando los pueblos se dejan arrastrar en la brutalidad de la guerra", trasladó, y a continuación indicó que "por eso tenemos el deber de hacer un llamamiento global en defensa de la paz".