Sanidade "no se plantea" cerrar centros de salud para atajar la carga de Primaria

Consellería y colegios médicos rechazan las críticas de sindicatos y oposición sobre la reordenación del mapa sanitario
Julio García Comesaña. PEPE FERRÍN
photo_camera Julio García Comesaña. PEPE FERRÍN

"En ningún caso se planteó ni se plantea cerrar ningún centro sanitario" en Galicia. Así, con esta contundencia, se pronunció el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, sobre la reordenación del actual mapa de Atención Primaria que sugieren los colegios de médicos y que la Xunta se abre a estudiar.

Solo unas horas después de que profesionales y Administración abordasen esta medida en Santiago, tanto la consellería como las gerencias de áreas sanitarias o algunos colegios médicos se apresuraron a aclarar que esa reordenación no implicará cierres ni fusiones de ambulatorios. Eso sí, tampoco se concretó cómo se acometería entonces.

Algunas fuentes apuntaban hacia una rotación horaria de médicos por distintos centros, si bien cualquier propuesta parece estar todavía muy verde a estas alturas. Sanidade se comprometió el martes con el Consello Galego de Colexios Médicos a "estudiar" propuestas que le trasladó para aliviar la carga asistencial en Atención Primaria, entre ellas una reestructuración del mapa de centros de salud. Una idea que tanto el BNG como algunos sindicatos interpretaron al momento como un cierre de algunos de ellos. Sin embargo, Comesaña descarta ese extremo. "Sí que nos comprometimos a estudiar cualquier medida que la representación de los profesionales, como es el Colexio de Médicos, nos pueda proponer", aclaró.

En este contexto, el conselleiro esgrimió que "las únicas personas que propusieron cerrar centros de salud son los que ahora mismo van de la mano del BNG organizando manifestaciones, que en 2009 proponían cerrar PACs".

La postura de los sindicatos

La resaca de la reunión del martes todavía duraba ayer, especialmente entre unos sindicatos que ven con recelo las conclusiones de la cita. Manuel Moreira (CIG) avisa que las soluciones que se pusieron encima de la mesa, que resume en "compatibilizar" la privada con la pública y "cerrar centros de salud", no solucionan los problemas de la Atención Primaria ni atienden a las "demandas reales" de los profesionales. Además, denunció la "confusión" creada porque parece que son los médicos los que proponen cerrar centros "e non é así".

En parecidos términos se pronunció Javier Martínez (UGT), que advierte que los colegios médicos "no son los interlocutores válidos para hablar de condiciones laborales del personal" y reclama que estas cuestiones se aborden en mesa sectorial. "¿Cómo van a pactar la reestructuración de los centros de salud con el colectivo médico? ¿A quién se le ocurre? Aquí alguien se está columpiando", critica.

Por parte de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), el secretario general en Galicia, Enrique Marra, no ve mal que los colegios profesionales tengan interlocución directa con la Consellería de Sanidade, pero avisa de que están "desenfocando" las reivindicaciones profesionales. Sobre una posible reestructuración del mapa de centros de salud, Marra lo restringe al área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, y como una solución "provisional" y "puntual". "No es cuestión de cerrar, sino de concentrar" los médicos disponibles en determinados centros y que los pacientes acudan a ellos. "No es lo ideal, pero entre desplazarse a un PAC operativo o tener que desplazarse a Urgencias hospitalarias, hay un mundo", sentencia.

En el ámbito político

A las críticas sindicales se suman también las del BNG, que este miércoles achó de "gravísimo" que la Consellería de Sanidade pretenda "pechar centros de saúde".  En una comparecencia ante los medios, Ana Pontón manifestó su "gran preocupación" ante lo que considera los "novos recortes que prepara o PP" desde la Xunta.

La líder de la oposición acusó a Sanidade de "xogar coa saúde dos galegos" y de acometer una "auténtica temeridade" al estudiar estas propuestas que suponen ir "na dirección contraria" a los problemas de la falta de médicos. Así que avanzó que el BNG intentará frenar "por todos os medios, nas institucións e na rúa», esa propuesta de reordenación.

COMPATIBILIDAD. Otro de los asuntos abordados el martes y que está sobre la mesa fue la compatibilidad para que los facultativos ejerzan en el sector público y en el privado. El "compromiso" de la Xunta, recordó Comesaña, es el de trabajar en "fórmulas de flexibilizar" las incompetencias, "por supuesto respetando las condiciones del ámbito público y la normativa".

Sin embargo, la Administración gallega no habla "de ningún tipo de retribución, por lo menos en este momento". Y es que los colegios de médicos reclaman en que aquellos profesionales que puedan compatibilizar sus labores en la pública y la privada no pierdan la posibilidad de cobrar el complemento específico, de unos 800 euros. En todo caso, estos asuntos, entre otros, se volverán a abordar en una nueva reunión entre la Xunta y el Consello Galego de Colexios Médicos, "probablemente en próximas semanas", reveló el conselleiro, quien destacó que estos encuentros se mantienen "de forma periódica".

MIR . Sobre esto mismo también se pronunció  en Santiago el vicepresidente segundo del Gobierno gallego, Diego Calvo, quien subrayó que lo que se puso encima de la mesa era "que había una coincidencia" con los colegios en que existe una "falta de médicos". "Les pedimos a los colegios médicos que secunden nuestra reclamación, a la cual dijeron que sí, para tener más plazas MIR".