"Sanxenxo es uno de los municipios más afectados por el nuevo decreto"

Dulcinea Aguín Pombo, presidenta de Aviturga, la agrupación que nació en Sanxenxo el pasado verano para velar por los intereses de los propietarios que alquilan inmuebles durante la época estival, desgrana el decreto de la Xunta y reitera que acudir a la Justicia se consensuó con los afectados
Dulcinea Aguín Pombo, presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia
photo_camera Dulcinea Aguín Pombo, presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia

Mientras que el Pazo Emilia Pardo Bazán acogía el lunes un encuentro informativo, convocado por la Xunta, para hablar del decreto, la presidenta de Aviturga da su visión sobre la polémica normativa.

Al final acuden a la vía judicial.

Era una posibilidad. Expusimos la situación a las personas que acudieron a la reunión que celebramos en Sanxenxo el pasado fin de semana y se tomó esta decisión.

¿Se temía la aprobación del decreto o le coge por sorpresa?

Sinceramente, confié hasta el final en que la Xunta de Galicia se mostrase dispuesta a alcanzar un entendimiento. Hemos dicho muchas veces que nosotros no nos oponemos a que exista un decreto que sea justo. Siempre hemos apostado por acercar posturas, pero por parte de la Administración autonómica no ha sido así.

¿Cuántos propietarios de viviendas puede haber afectados?

¡Muchísimos! De hecho, la propia Xunta aseguró hace un año que había unas 48.000 viviendas en esta situación. Ahora, en cambio, dice que son unas mil. En nuestra última reunión había gente de Santiago, Vigo, Cangas...

"Hay que regularizar, pero conseguir licencias de primera ocupación o certificados de final de obra no es sencillo"

Y de Sanxenxo.

Por supuesto, somos uno de los municipios más afectados. Tenga en cuenta que aquí solo se vive del turismo, no hay otra forma de vida alternativa. Y esto no es un problema que solo afecte a los propietarios, sino también a la hostelería, al comercio o al sector empresarial. La gente no va a cambiar las viviendas por los hoteles, lo que hará será elegir otro destino. En Sanxenxo nació este tipo de turismo, aquí se alquilaban casas y sus dueños fueron los pioneros a la hora de fidelizar a la clientela.

¿Qué les dicen los clientes?

Se ponen en contacto con nosotros para mostrar su preocupación. Es normal. Hay inquilinos que llevan muchos años veraneando en casas particulares y ahora no saben qué va a suceder.

La secretaria xeral de Turismo (Nava Castro) asegura que el decreto en Galicia es menos reestrictivo que en otras comunidades autónomas.

El decreto que se firmó en Asturias exige menos condiciones. Aún así, Galicia es un caso aparte, porque aquí las viviendas son muy diferentes a las de Andalucía o Cataluña. En Sanxenxo, por ejemplo, se pueden llegar a alquilar todas las viviendas unifamiliares de la misma calle. Sucede igual en O Grove, A Illa o Ribadeo. No estamos hablando de pisos o edificios. Al menos, no en la mayoría de los casos.

¿Cuál es la principal traba a la que se enfrentan los propietarios de viviendas para uso turístico?

La obtención de licencias de primera ocupación o de los certificados de final de obra. Algunos inmuebles fueron construidos hace 20 o 30 años, cuando aún no se sabía si se iban a destinar a esta actividad. Este es el principal problema. Está bien que se exija que las casas estén amuebladas, que ofrezcan libro de reclamaciones... Pero conseguir esos permisos no es nada sencillo. Lo peor es que si el alquiler se realizase durante todo el año no habría tantas exigencias. Es algo injusto, máxime cuando la mayoría de los propietarios ni siquiera se enriquecen con esta actividad, les da para pagar impuestos y poco más.

Hay quien compara esta situación con la vivida con la regularización de los furanchos.

No es lo mismo. Aquí estamos hablando de una economía que genera mucho dinero, está en juego el tejido productivo de muchos municipios.