Seis años sin Sonia

Familia y vecinos volverán a salir a la calle el día 24 para reclamar que el caso de la pontevedresa no caiga en el olvido
Manifestación cinco años después de la desaparición de Sonia Iglesias
photo_camera Manifestación cinco años después de la desaparición de Sonia Iglesias

La pontevedresa Sonia Iglesias desapareció el 18 de agosto de 2010. Seis años después, ni familia ni policía saben qué ha ocurrido con esta exdependienta de Massimo Dutti que entonces tenía 38 años y un niño de nueve. ¿Fue víctima de un crimen pasional? ¿De un ajuste de cuentas?

La familia y la investigación inicial apuntó directamente a Julio Araújo, expareja sentimental de la joven y padre de su hijo, pero la Policía no logró reunir probas contra él y fue desimputado. Fue la primera y última persona que estuvo con ella ese fatídico día y, por lo tanto, el único sospechoso. Con el sobreseimiento de la causa contra él hace ya dos años se abrió una etapa de mayor incertidumbre y desesperación si cabe para el entorno de Sonia, que al dolor de no saber qué ha pasado con ella sumaron desde ese momento la rabia de ver cómo el presunto artífice —la familia se mostraba convencida de que Araújo estaba detrás de la falta de la pontevedresa— quedaba impune.

Tampoco pudo demostrarse la otra hipótesis seguida por los investigadores, que barajaron la posibilidad de una muerte por un ajuste de cuentas por un asunto de narcotráfico. Esa vía partió de la buena relación que Sonia mantuvo en su momento con 
Julio Araújo junior, hijo de su excompañero sentimental producto de una relación anterior y vinculado en varias ocasiones con asuntos de drogas de diferente entidad, pero tampoco llegó a buen puerto.

Así, en 2015 la causa de la desaparición de Sonia Iglesias quedó archivada de forma provisional y en los últimos doce meses la familia no ha tenido noticias de ningún avance que pueda traerles paz. De hecho, más allá de alguna llamada alertando del hallazgo de restos humanos que nunca resultaron ser de la joven no tuvieron en este último año noticias de la Policía.  Para ellos las incógnitas son las mismas que hace seis años y por eso volverán a salir a la calle otra vez este agosto para exigir que el caso de Sonia no caiga en el olvido. 

El 24 de agosto a las 21.30 se manifestarán en la Praza da Ferrería con el apoyo de los vecinos del barrio, que nunca les han fallado, con una única reivindicación: conocer lo que ocurrió ese día y que el culpable o culpables paguen por ello, aunque sea tarde.

Comentarios