sábado. 19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo

El sector náutico gallego, en auge

El puerto deportivo de Combarro es uno de los referentes en las Rías Baixas. DP
El puerto deportivo de Combarro es uno de los referentes en las Rías Baixas. DP
Galicia se ha convertido en un destino atractivo para el turismo náutico, lo que se ha traducido en un aumento de más del 40% en los tránsitos de embarcaciones de recreo en el último lustro

Galicia es una comunidad con más 1.500 kilómetros de costa con numerosas islas y zonas espectaculares y de difícil acceso bañadas por el océano Atlántico o por el mar Cantábrico que la hacen muy atractiva para el turismo. Sus paisajes, su gastronomía o el Camino de Santiago son algunos de los incentivos que tienen los turistas para visitar Galicia y también los que han llevado a esta autonomía a batir récords de visitantes –entre ellos peregrinos– en los últimos años. Pero ese auge no se limita únicamente a las llegadas por vía aérea o terrestre sino que se extiende también a las visitas por mar.

Las costas gallegas son cada vez más visitadas por viajeros que llegan a ellas a bordo de cruceros y también de embarcaciones de recreo, una modalidad que permite conocer mejor la diversidad de paisajes existente en el litoral de Galicia y ver lugares que son prácticamente inaccesibles desde tierra. Las ventajas que ofrece la comunidad como destino y la promoción realizada en los últimos años para captar visitantes han permitido que los puertos de ámbito autonómico hayan incrementado más de un 40% los tránsitos de embarcaciones de recreo en solo cinco años. Según los datos facilitados por Portos de Galicia a este diario, los tránsitos de barcos deportivos en los puertos dependientes de la Xunta pasaron de superar levemente los 7.100 enel año 2013 a rebasar los 10.200 en 2018.

El puerto de Muros es el puerto autonómico con más barcos recreativos recibidos en el año 2018 al quedarse cerca de las 1.300 unidades

Esas cifras revelan un crecimiento de este nicho de negocio en la comunidad que redunda además en la creación de actividad, riqueza y empleo en las localidades receptoras pues los tripulantes de esas embarcaciones visitan distintas zonas de interés de Galicia, consumen productos, adquieren provisiones, requieren de distintos servicios, etc., lo que genera un impacto económico muy positivo en las áreas del litoral.

De hecho, los datos facilitados por el ente autonómico presidido por Susana Lenguas revelan que las principales rías gallegas cuentan con una importante actividad náutica, con lo que se trata de un turismo extendido por todo el litoral de Galicia, con una amplia oferta de instalaciones de muy diversas categorías. En la zona norte son buenos ejemplos los puertos de Viveiro y Ribadeo, en la zona de A Coruña el de Sada, en A Costa da Morte los de Camariñas y Muxía, los de Muros y Portosín en la ría de Muros y Noia, los de A Pobra do Caramiñal y Vilanova en Arousa, los de Combarro, Sanxenxo y Portonovo en la ría de Pontevedra y los de Cangas, Moaña y Baiona en la ría de Vigo. Muchos de ellos contabilizaron más de 600 tránsitos durante el año pasado, una lista que lidera el de Muros al registrar en 2018 casi 1.300 llegadas de embarcaciones de recreo.

Y es que estos puertos se convierten en el punto de partida de los navegantes para visitar, bien por tierra bien por mar, todos los atractivos que encierra el litoral de Galicia, con distintos reclamos en cada zona. La costa cantábrica gallega es el punto de recalada de las embarcaciones recreativas que tienen como destino el golfo de Vizcaya o que proceden de él y quieren descansar antes de afrontar una travesía por el Atlántico. En esa parada pueden visitar localidades de la costa lucense como Ribadeo, Foz, Viveiro, Burela o O Vicedo, algo que suelen hacer principalmente navegantes procedentes del norte de Europa, según explican fuentes de Portos de Galicia.

La comunidad gallega cuenta con una amplia red de puertos náuticos con miles de plazas de amarre para dar respuesta a la creciente demanda de este sector

RÍAS ALTAS Y RÍAS BAIXAS. En la costa atlántica los visitantes se encuentran con importantes cabos como los de Ortegal, Prior, Vilán, Touriñán o Fisterra y las islas Sisargas, que hacen más atractiva la navegación. Precisamente, en las Rías Altas los visitantes pueden ver los acantilados más altos de Europa y disfrutar de la belleza de su costa, sus playas salvajes y abiertas al océano así como toda la historia y mitología que encierra esta zona de Galicia, un gran aliciente para los turistas marítimos que la visitan, según los responsables del ente dependiente de la Consellería do Mar. 

En cuanto a las Rías Baixas, con grandes entradas naturales del mar en la tierra, cuentan con el indiscutible reclamo del Parque Nacional das Illas Atlánticas, en el que los navegantes pueden visitar los archipiélagos de Cíes, Ons o Sálvora así como realizar distintas actividades náuticas en la zona en cualquier época del año.

Aunque los puertos náuticos de Galicia reciben todos los años a miles de visitantes, el negocio de la náutica recreativa cuenta también con un nicho importante en los navegantes autóctonos, aquellos que optan por disfrutar del mar realizando distintas travesías por el litoral de Galicia y conociendo cada día lugares nuevos. De hecho, más del 60 por ciento de la población gallega vive en zonas de costa.

Las 10.400 plazas para embarcaciones de recreo de las que se dispone en Galicia en la actualidad suponen un incremento del 5% en el último lustro

Por ello, con el objetivo de dar servicio y espacio de atraque tanto a las embarcaciones de recreo autóctonas como a las procedentes de otros países, la comunidad gallega cuenta con una amplia red de puertos náuticos con miles de plazas para dar respuesta a la creciente demanda de este sector.

Precisamente, ese auge del turismo náutico se ve reflejado también en los datos de plazas de amarre existentes en los puertos autonómicos y en sus niveles de ocupación. Si hace cinco años los pantalanes gallegos para embarcaciones de recreo podían albergar a alrededor de 9.900 unidades, ahora pueden acoger a 10.400, lo que supone un aumento de plaza cercano al 5 por ciento.

Esta cifra se mantiene más o menos estable porque las infraestructuras existentes, explican fuentes de Portos de Galicia, son suficientes para atender la demanda, pero sus niveles de ocupación han subido considerablemente en los últimos ejercicios.

La participación de Galicia en ferias internacionales de turismo náutico ha contribuido a elevar el número de tránsitos y de turistas que optan por visitar la comunidad por mar

Si hace un lustro las plazas ocupadas en los puertos autonómicos se quedaban por debajo del 70 por ciento del total, ahora ya están cerca de alcanzar el 80 por ciento.

El objetivo del ente presidido por Susana Lenguas es seguir ganando tránsitos progresivamente y para ello Galicia está presente todos los años, entre otros eventos, en importantes ferias náuticas como la Southampton Boat Show (Reino Unido), el Salon Grand Pavois y el Salon Nautique (ambos en Francia), el salón náutico de Dusseldorf (Alemania) o la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid.

Esta actividad de promoción se ve acompañada además de un importante trabajo en tareas de mantenimiento y mejora de las instalaciones portuarias con la finalidad de que los usuarios cuenten con buenos servicios e infraestructuras acordes a sus necesidades para que repitan su estancia y difundan al mismo tiempo las bondades de Galicia para el turismo náutico.

Las Rías Baixas cuentan con el indiscutible reclamo del Parque Nacional Illas Atlánticas, en el que se pueden visitar los archipiélagos de Cíes, Ons y Sálvora

Otro punto relevante es la adaptación de las infraestructuras y de los servicios náuticos a los hábitos de uso puesto que cada vez es más habitual que los usuarios opten por contar con un barco de alquiler u otras alternativas frente a la adquisición de la embarcación en propiedad.

El sector náutico gallego, en auge
Comentarios