Solo siguen activos en Galicia los incendios de O Courel

El fuego de Outeiro, en Quiroga, ha sido controlado y el de Nocedo, extinguido
Monte quemado en O Courel. CARLOS CASTRO (EUROPA PRESS)
photo_camera Monte quemado en O Courel. CARLOS CASTRO (EUROPA PRESS)

Los únicos dos incendios forestales que siguen activos en Galicia están en O Courel y son los de Folgoso-A Pobra do Brollón, que se mantiene en 10.000 hectáreas quemadas, y el de Folgoso-Seceda, que continúa en 1.100.

El último parte de Medio Rural de este lunes, con datos recabados hasta las ocho y media de la tarde, informa además de que ha sido controlado el fuego de Outeiro, en Quiroga, y extinguido el de Nocedo, en el mismo municipio.

En Ourense, ha quedado estabilizado, dos minutos antes de las seis y media de la tarde, el fuego de Vilariño de Conso, que afecta al parque natural do Invernadeiro y ha acabado con 6.500 hectáreas, según los datos provisionales.

El de Carballeda, con 10.500 hectáreas devastadas, ha sido dado por controlado a las 20:25 e igualmente el de Rabal, en Oímbra, tras 2.100 hectáreas calcinadas.

La Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia recuerda que está la disposición de la ciudadanía el número de teléfono gratuito 085, al que deben llamar en caso de detectar algún fuego forestal.

Además, existe un teléfono anónimo y gratuito, el 900 815 085, para denunciar cualquier actividad delictiva incendiaria de la que se tenga sospecha o conocimiento.

Más de diez días después del inicio de la ola de incendios que ha arrasado unas 12.000 hectáreas en O Courel, el fuego –que la Consellería de Medio Rural todavía considera como activo– sigue en vías de estabilización.

Ahora, el gran temor que existe es que surjan más reproducciones del incendio, como la que tuvo en la tarde del domingo en la entrada de Folgoso y que volvió a amenazar la tranquilidad que la localidad había ido recobrando estos últimos días. Un grupo de vecinos, que luego contó con la ayuda de una brigada y una motobomba, se organizó para frenar las llamas.

La falta de precipitaciones, así como las altas temperaturas, que aún se mantienen, hacen que O Courel siga en alerta por si detectan humo o cualquier otro indicio de que el fuego se reaviva.

Además, en el entorno de la Campa da Lucenza y muy cerca de la Devesa da Rogueira, el humo que brota desde las turberas —humedales formados al depositarse material orgánico en descomposición— hizo sonar las alarmas.

El biólogo Guillermo Díaz asegura que es un fenómeno común en zonas como la región rusa de Siberia. Allí, dice, "poden botar meses ardendo, o lume vai carbonizando de forma subterránea e pode chegar a aflorar. Nese caso prodúcense grandes incendios".

Orlando Álvarez, fundador de la asociación ecologista SOS Courel, recuerda que en su infancia llegó a ver "pequenos montículos fumegando un mes despois de arder o monte", algo que relaciona con estas turberas.

Para frenar estos fuegos subterráneos, Díaz Aira cree que habría que regarlos. Por su parte, Orlando desconoce cuál es la solución más eficaz: "Tería que vir un especialista no asunto para determinar o mellor xeito de parar o lume, pero espero que non lle metan o buldócer pola importancia que teñen as turbeiras".

Y es que, independientemente de que el fuego pueda salir a la superficie o no, que estén ardiendo supone un gran daño al tratarse de ecosistemas "moi valiosos", ya que además de ser hábitat de fauna y flora muy diversas, retienen carbono y capturan agua.

TURISMO. Vecinos y visitantes aprovechan estos días para recorrer las zonas que han quedado calcinadas, pero también las que se salvaron, porque el municipio aún tiene mucho que ofrecer.

El mejor ejemplo es la Devesa da Rogueira, pero el Courel Alto tiene más lugares que merecen la pena, como el valle del río Pequeno. Allí, la aldea de Paderne, que cuenta con seis casas de turismo rural y que no se vio afectada por el incendio, se resiste a dar por perdida la temporada turística estival y el sábado acogerá un concierto de jazz del festival Courel Son, que regresa tras haber cancelado tres fechas por el incendio.

AYUDAS. La alcaldesa de O Courel, Lola Castro, dijo el domingo que el consistorio va a "liderar" la recuperación de las zonas afectadas y las solicitudes de subvenciones. Además, avanzó que pedirán personal técnico a la Xunta "para facilitar o trámite das axudas".

El objetivo, señaló la regidora local, es "ir da man dos veciños en todo momento e que poidan solicitar o maior número de axudas con todas as facilidades".