Stellantis apela al Gobierno para invertir 600 millones en Vigo

Rueda garantiza el apoyo de la Xunta a la factoría en su primera visita como presidente
Visita de Rueda, Conde y Lorenzana a la factoría de Stellantis en Vigo. DP
photo_camera Visita de Rueda, Conde y Lorenzana a la factoría de Stellantis en Vigo. DP

La factoría de Stellantis en Vigo quiere dotarse de la plataforma industrial necesaria para atraer modelos eléctricos y blindar su futuro, lo que exige una inversión sustancial que podría rondar los 600 millones de euros. La planta presentó un proyecto al plan estratégico (Perte) del vehículo eléctrico y conectado, con el objetivo de captar fondos europeos, pero quedó excluido porque los plazos que se exigían no casaban con los planteados por la empresa, pues sus iniciativas son más a largo plazo. Ahora, el grupo automovilístico está en negociaciones con el Gobierno para tratar de conseguir apoyos para adaptar sus tres fábricas en España a las nuevas generaciones de eléctricos.

El director de la planta de Balaídos, Ignacio Bueno, explicó este martes que se necesitan fuertes inversiones "tanto en bienes de equipo como en desarrollo de instalaciones y de producto", que cifró en esos en torno a 600 millones.

Fue durante la primera visita a la factoría de Alfonso Rueda como presidente de la Xunta, quien urgió al Ejecutivo central a concretar y agilizar vías de apoyo a la automoción gallega en el reparto de los Next Generation tras "o erro" de dejar Vigo fuera del Perte del vehículo eléctrico. Además, comprometió la ayuda del Gobierno gallego al proyecto de la planta, que ensambla uno de cada cuatro coches producidos en España, sostiene 23.450 empleos y facturó 11.200 millones de euros el año pasado. "É moito o que está en xogo", advirtió Rueda, que estuvo acompañado por el vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Francisco Conde, y la titular de Emprego, María Jesús Lorenzana.

Bueno, por su parte, confirmó que a inicios de julio comenzará la fabricación en serie en Vigo de la nueva furgoneta Fiat Doblò, en la misma plataforma K9 en la que se ensamblan sus ‘hermanas’ de Peugeot, Citröen, Opel y Toyota.

La falta de chips se extenderá a 2023, con menor impacto
El director de la factoría viguesa de Stellantis da por hecho que la crisis de los microchips se prolongará al menos hasta el año que viene, pero prevé un "menor impacto" en la producción que en los primeros meses del año.

Turnos de fin de semana
Con ese telón de fondo, la recuperación de los turnos de fin de semana en la planta de Balaídos deberán esperar al año que viene. Ignacio Bueno considera que sería una "irresponsabilidad" activarlos sin "certezas" de que habrá un suministro estable de semiconductores.

1.400
Son los empleos que sostienen los turnos de fin de semana.