Un preacuerdo laboral con los sindicatos permitirá a la entidad ahorrar 60 millones al año

NCG Banco ha valorado hoy el preacuerdo laboral alcanzado con la mayoría sindical, que permitirá un ahorro del 13 % anual en gastos de personal, unos 60 millones de euros, y contribuirá a "mejorar la competitividad" de la entidad gallega "con el menor impacto posible en el empleo".

En un comunicado, NCG Banco ha informado del preacuerdo, que diseña un plan de "flexibilidad" laboral para ayudar a "superar el actual contexto económico", después de mes y medio de trabajo con los sindicatos, con el objetivo de "generar el máximo ahorro de costes laborales sin aplicar medidas traumáticas", pues "permite mayores ahorros de costes que un planteamiento de despidos", ha asegurado.

La ratificación del plan, en periodo de consultas comenzará mañana con división sindical, pues, mientras CC OO, UGT y CSICA lo han respaldado (81,5 %), la CIG ha advertido de que no descarta impugnarlo y continuar con la convocatoria de huelga el 4 de abril por considerarlo "terrorífico".

CLÁUSULAS

En el mismo, la entidad se compromete a no implementar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) forzoso y los sindicatos a apoyar rebajas salariales progresivas, establecidas para 2013; ni a la supresión temporal de todos los planes de pensiones privados a cargo de la empresa de 2012 a 2014; ni a la suspensión rotativa de contratos que puede afectar al 75 % de la plantilla, unos 6.000 empleados.

También contempla la puesta en marcha de un ERE voluntario, la finalización del actual el próximo 31 de marzo y la entrada en vigor de las medidas acordadas el 1 de abril, agrega NCG Banco.

Sobre las rebajas salariales, la entidad destaca que afectarán en mayor proporción a las nóminas más altas, con rebajas de hasta el 15 %, mientras que el personal con sueldos inferiores a 25.000 euros o incluido en la suspensión de contrato o la reducción de jornada no se verá afectado por esta medida.

En relación a las bajas voluntarias desde el 1 de abril, que afectarán a unas 500 personas, se mantendrán las condiciones del actual ERE, 45 días por año con un máximo de 42 mensualidades y un límite de 200.000 euros.

Finalmente, la entidad se compromete a poner en marcha un servicio de orientación profesional y búsqueda de empleo para el personal que se acoja a la medida de baja indemnizada y garantiza la formación a los empleados afectados por las suspensiones de contratos.