Un segundo arresto por un presunto rapto en Ourense

La Policía ha liberado a un hombre retenido desde el domingo en un piso ►Al parecer, los captores le pedían dinero

Una segunda persona ha sido detenida bajo la acusación de retener de forma ilegal a una persona en un piso desde el pasado domingo a la que reclamaban dinero para su liberación, informaron este martes fuentes policiales.

Tras escuchar la declaración del segundo detenido, la Policía ha descartado la existencia de una deuda, como se había barajado inicialmente, y ha apuntado a un posible secuestro.

La operación se ha saldado de momento con dos personas detenidas.

Según fuentes policiales, hacia las 13:45 horas una vecina denunció en una llamada telefónica que había oído a un hombre pedir a gritos auxilio alegando que estaba secuestrado en una vivienda, ubicada en la carretera de Vigo, en la ciudad de Ourense.

Tras escuchar las declaraciones, fuentes policiales han indicado que los indicios apuntan a que la víctima, que residía en la calle, había acudido al domicilio del primer detenido, que le habría ofrecido ayuda pero después decidió exigirle dinero a cambio de su liberación, aunque no llegó a llamar a su familiares.

Al llegar al domicilio, los agentes comprobaron que el hombre estaba encerrado y relató que estaba retenido desde el domingo.

Tras confirmar la situación, la Policía solicitó la intervención del servicio de Bomberos que cortó con una radial la puerta de entrada de la vivienda. En el interior, estaba la víctima, un hombre de 42 años, y una mujer amiga de uno de los detenidos.

Los dos acusados fueron arrestados fuera del inmueble.

DEUDA. El hombre retenido ha explicado a los agentes que otro varón lo había encerrado este domingo en el piso acusándole de que le debía dinero, unos 300 euros. Sin embargo, ha negado deber nada a su supuesto secuestrador.

ANÁLISIS MÉDICO. El hombre retenido presentaba una lesión leve en la cara supuestamente causada por el varón detenido, quien le pegó junto a otro individuo, según han apuntado fuentes policiales. Por ello, se ha procedido a realizarle un análisis médico para comprobar su estado.