Urgoiti apuesta por ''fórmulas mixtas'' en la negociación con los acreedores

El presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, ha asumido hoy que quizá "lo más inteligente" sea buscar "fórmulas mixtas" en la negociación con los principales bancos acreedores, pero ha matizado que la quita de la deuda de la compañía "va a andar por porcentajes altos o muy altos".

Tras reunirse con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, Urgoiti ha indicado que, "a la larga", la quita "puede ser del tipo" que avanzó nada más ser elegido presidente, y que cifró en un 75%, "pero a lo mejor estructurada de otra manera", para dar "más tranquilidad a la operación".

Ha abundado en que parte de la deuda de Pescanova se puede capitalizar, otra "a equis plazo", otra se puede dejar "a créditos a otro plazo, largo siempre", y otra parte "es un fallido como una casa".

"Las cosas están así y cada palo que aguante su vela, como se suele decir", ha aseverado el presidente de Pescanova, que ha aguardado al informe que elabora Pricewaterhousecoopers para profundizar en esas "otras fórmulas no definidas" por ahora.

De la primera reunión con los bancos acreedores la semana pasada, ha dicho que hubo un "acercamiento de posturas" y apreció una "actitud positiva" de la otra parte, si bien "hay que limar flecos".

Ahora bien, les ha reclamado más premura por cuanto "tenemos prisa en arreglar" la situación de Pescanova "y algún tiempo, pero no todo".

Urgoiti ha recalcado que tanto él como el resto del consejo, la empresa y los trabajadores están "en la línea de dar tranquilidad" al proyecto, y en ella, ha añadido, "tienen que estar los bancos", que deben ir "más rápido de lo que están yendo".

Urgoiti, que ha confirmado que mañana se reunirá el consejo de administración en Chapela, como hará cada quince días, ha dicho que en la reunión de hoy Feijóo le preguntó lo que muchos han hecho desde que llegó a la presidencia de la multinacional pesquera, y le contestó lo que a todos: que "no habrá deslocalización ninguna".

Ha dicho salir "muy satisfecho" de su encuentro con el presidente gallego porque le ha trasladado su "apoyo total" a las gestiones y decisiones que tome el consejo, y porque ve que la empresa "tiene una salida", una "opinión compartida por los bancos, que están convencidos de su viabilidad".