domingo. 05.07.2020 |
El tiempo
domingo. 05.07.2020
El tiempo

Ven culpable a Abuín Gey de rapto y asesinato, pero no pueden probar la violación

El Chicle, durante la lectura del veredicto del jurado tras el juicio. EFE
El Chicle, durante la lectura del veredicto del jurado tras el juicio. EFE
El jurado encargado de dirimir el grado de culpabilidad de José Enrique Abuín Gey en el crimen de Diana Quer lo ha declarado por unanimidad culpable de rapto, asesinato y "actos de contenido sexual que no se han podido determinar", pues no han podido probar que haya existido violación.

El veredicto se ha conocido este sábado y ha quedado constatado en su lectura que el órgano ciudadano no ha conseguido determinar que se produjese esa agresión sexual consumada.

Así las cosas, el jurado ha declarado culpable por unanimidad al procesado de un triple delito, véase detención ilegal, otro de agresión sexual indeterminada, y uno tercero de asesinato con alevosía, para ocultar otra acción criminal y subsiguiente en todo caso a una infracción contra la libertad sexual.

En lo que respecta a las circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, los jurados han entendido por mayoría que las declaraciones del acusado sí han contribuido de manera relevante pero no decisiva al esclarecimiento de los acontecido, por lo que se contempla la atenuante de confesión.

Y se han opuesto, de nuevo por unanimidad, a la concesión de indulto alguno y a la suspensión de la pena.

Abuín Gey se ha sentado en el banquillo de los juzgados compostelanos durante once jornadas de una vista oral a cuya finalización tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular reclamaban para él la prisión permanente revisable y la defensa, homicidio imprudente o, de manera subsidiaria, con dolo eventual.

El 22 de agosto de 2016 Diana Quer salió a una romería en su lugar de veraneo, A Pobra do Caramiñal (A Coruña), de la que nunca regresó. Su cuerpo se halló 496 días después en el pozo de una antigua fábrica de gaseosas en el lugar de Asados, en Rianxo. El Chicle guió a los investigadores al lugar, una vez fue detenido por el intento de rapto a otra mujer en Boiro.

Las acusaciones, pública (la fiscal Cristina Margalet) y particular (Ricardo Pérez Lama), han exigido, tras el veredicto, una condena a prisión permanente revisable, mientras que la abogada del Chicle, Fernanda Álvarez, que previamente intentó de manera infructuosa echar para atrás el segundo veredicto (el primero fue devuelto ayer debido a errores formales con aquiescencia de todos), se ha opuesto.

El juez Ángel Pantín dictará la sentencia. 

Ven culpable a Abuín Gey de rapto y asesinato, pero no pueden...