La Xunta aprueba un paquete de medidas sociales por casi 33 millones

Luz verde al primer plan de lucha contra la trata, dotado con 7 millones, con medidas como la eliminación de la publicidad relacionada con la prostitución
Consello de la Xunta. XUNTA DE GALICIA
photo_camera Consello de la Xunta. XUNTA DE GALICIA

El Consello de la Xunta ha aprobado un paquete de medidas sociales por valor de casi 33 millones de euros. Entre ellas, se incluye la orden de ayudas a entidades con cargo al 0,7% del IRPF, a lo cual se destinan 19,1 millones este año.

De tal forma, se financiarán los gastos corrientes de programas de carácter social, así como de obras de equipamiento, rehabilitación o adquisición de vehículos adaptados. Están destinados a actuaciones para personas mayores, discapacitados y jóvenes, entre otros colectivos.

Paralelamente, se encuentra la nueva orden de ayudas, dotada con 13 millones, a entidades para la creación o remodelación de centros de atención a mayores o personas con discapacidad.

Finalmente, se da luz verde al convenio de colaboración con la Escola de Tempo Libre Don Bosco para el desarrollo del programa Xacobeando. Un programa con 300.000 euros por el que habrá 80 voluntarios internacionales entre julio y octubre en distintas rutas del Camino.

En otro orden de cosas, en este Consello se ha autorizado la firma del convenio entre la Consellería de Educación y la ONCE para la prestación de servicios educativos a alumnos con ceguera o deficiencia visual grave durante el curso 2022-2023. Cuenta con un importe de más de 250.000 euros.

PLAN CONTRA LA TRATA

Por otra parte, el Gobierno gallego ha autorizado el primer plan gallego de lucha contra la trata sexual, que contará con más de 7 millones de euros entre 2022 y 2024.

La Xunta destaca que este documento, que cuenta con un total de 59 medidas, es fruto del diálogo con las organizaciones especializadas de la Rede galega contra a trata sexual. Servirá como hoja de ruta para prevenir la trata y la prostitución, con una mejora de la intervención coordinada de los distintos agentes.

Entre las principales medidas, destacan el fortalecimiento de la atención a la salud mental de las víctimas a través de programas sociosanitarios innovadores, el apoyo a personas menores en el proceso de reunificación familiar, el refuerzo de las políticas de empleo para la inserción laboral de las mujeres y la eliminación de la publicidad relacionada con la prostitución y con el comercio sexual.