viernes. 02.10.2020 |
El tiempo
viernes. 02.10.2020
El tiempo

Adiós a la condesa de Montarco, la turista más ilustre de Sanxenxo

Rosario Palacios y Calleya, condesa de Montarco
Rosario Palacios y Calleya, condesa de Montarco
Charo López falleció este viernes en Madrid a los 79 años. En 1994, el Concello la nombró 'Lady Verano'

El 25 de noviembre de 2016 se apagó la vida de una de las turistas más ilustres de Sanxenxo. Charo López, viuda del conde de Montarco, Eduardo de Rojas, falleció este viernes en Madrid a los 79 años de edad, tras no poder superar unos problemas de salud que venían pasándole factura desde que sufrió un accidente casero en 2003.

Su deceso no pasó inadvertido para numerosos vecinos de la villa sanxenxina, donde la condesa acostumbraba a disfrutar de buena parte de la temporada estival desde hace más de medio siglo. Los paseos de Charo López por las inmediaciones de Silgar eran muy habituales verano tras verano, casi siempre acompañada de familiares y allegados como su hija Alejandra, otra gran amante de la localidad turística de O Salnés.

La relación de la viuda del quinto conde de Montarco con Sanxenxo se remonta a su infancia, cuando su padre, el ilustre físico Julio Palacios, comenzó a veranear en un chalé situado en las inmediaciones de Nanín y A Carabuxeira. Tan habitual se hizo la presencia de su familia en esa zona que el enclave, en el que se pueden disfrutar de unas vistas envidiables de la ría de Pontevedra, acabó siendo conocido popular como Punta Palacios.

RECONOCIMIENTO. Aquellos que tuvieron ocasión de tratar con Charo López la describen, tanto a ella como a su familia, como una persona "discreta y muy amable". La condesa no dudaba en participar en iniciativas solidarias, como sucedió en el año 2007, cuando tomó parte en una cena benéfica organizada por la Asociación Española contra el Cáncer.

Además, la fallecida se mostró siempre muy orgullosa de haber sido nombrada como la primera Lady Verano de Sanxenxo. Fue en 1994, cuando el Concello, dirigido entonces por José Luis Rodríguez Lorenzo, decidió rendir homenaje a algunas de sus veraneantes más ilustres. Esta iniciativa contó con varias ediciones (dejó de celebrarse en 1999).

Se da la circunstancia de que su padre fue uno de los socios fundadores del Real Club Náutico de Sanxenxo.

Adiós a la condesa de Montarco, la turista más ilustre de Sanxenxo
Comentarios