Tres años de internamiento y diez de alejamiento para el acosador de Paula Bonet

La jueza le ha aplicado el eximente de alteración psíquica al dar por probado que sufre un trastorno "erótico-maníaco"
El acosador de Paula Bonet, a la derecha. EUROPA PRESS
photo_camera El acosador de Paula Bonet, a la derecha. EUROPA PRESS

Una jueza de Barcelona ha condenado a tres años y tres meses de internamiento psiquiátrico, como máximo, al joven que acosó durante tres años a la artista y escritora Paula Bonet, al tiempo que le ha prohibido acercarse a la víctima durante diez años.
Según la sentencia, el procesado ha sido condenado por los delitos de coacciones, amenazas y quebrantamiento de medida cautelar, pero el juez le ha aplicado la eximente de alteración psíquica, al dar por probado que sufre un trastorno "erótico-maníaco".

En concreto, el juzgado de lo penal número 10 de Barcelona ha condenado a 18 meses de internamiento a Víctor G.T. por las coacciones y a un año y nueve meses por las amenazas, mientras que por el delito de quebrantamiento de medida cautelar le impone un año de libertad vigilada con la obligación de someterse a tratamiento externo en un centro adecuado al trastorno que padece.

La sentencia, que se puede recurrir ante la Audiencia de Barcelona, da por probado el acoso a que el procesado sometió durante tres años a Paula Bonet, desde julio de 2019, presentándose repetidamente a las puertas del taller de Barcelona en que trabajaba y persiguiéndola en presentaciones y actos públicos.

La jueza ha considerado probada la afectación tanto emocional como laboral que ha sufrido la víctima "como consecuencia de la presión ejercida con la continua presencia de Víctor G. T.", que la obligó incluso a anular su presencia en eventos públicos

En cuanto al estado de salud mental del acusado, la sentencia ha dado por probado que Víctor G. T. sufría un trastorno "patológico" que "condicionaba por completo su voluntad", y que aunque no tiene "cura" puede ser controlado con "tratamiento y medicación". 

La defensa del procesado, que pedía su absolución, presentó un informe pericial para demostrar que el joven sufre un trastorno mental "erótico-maníaco".

"Vivía una realidad paralela que invadía su pensamiento y su comportamiento, hasta límites irracionales, imposibilitándole para actuar de acuerdo con una comprensión normal", ha recogido la sentencia. 

La sentencia ha dado más peso al informe de parte que al solicitado por la forense, que aseguraba que el acusado no presentaba "una clínica compatible con proceso psicótico activo" cuando se le valoró y que mantenía "las facultades conservadas", al considerar la jueza que ambos informes no son incompatibles. 

Asimismo, el procesado no podrá acercarse a menos de 500 metros de la artista ni comunicarse con ella por ningún medio o procedimiento -telefónico, telemático, virtual o visual- durante diez años y tendrá que indemnizarla con 3.940 euros por los daños morales causados y los gastos del tratamiento psicológico que recibió.

El procesado también acosó a la artista por redes sociales y le envió mensajes en los que amenazaba con violarla, descuartizarla y asesinarla, según reconoce la sentencia.

"Estamos muy felices de haber podido hacer justicia por nuestra defendida y recordar que en esta sociedad no hay espacio para la misoginia. Toda acción tiene consecuencias. Seguiremos luchando por los derechos de las mujeres que son derechos humanos", ha agregado la abogada de Bonet en su cuenta de Twitter.