La duquesa de Lugo cumple 60 años: "La infanta Elena es campechana"

La hermana del Rey cumple 60 años y lo celebrará con un almuerzo privado en el palacio de la Zarzuela junto a la reina Sofía. Sigue vinculada a Galicia a través de sus viajes a Sanxenxo
La infanta Elena, con su padre Don Juan Carlos, en Sanxenxo. EFE
photo_camera La infanta Elena, con su padre Don Juan Carlos, en Sanxenxo. EFE

Altiva, tímida, distante, campechana... La infanta Elena celebrará este miércoles su 60 cumpleaños al igual que su vida, rodeada de hermetismo y con un almuerzo privado en el palacio de la Zarzuela. Muchos son los que la describen y pocos son los que realmente conocen a la duquesa de Lugo, que cumple seis décadas de vida cada vez más alejada de la ciudad de la muralla, aunque no de Galicia, a donde acude con regularidad para visitar a su padre, el Rey emérito Juan Carlos I.

"Siempre he comparado a la infanta Elena con su padre: es muy campechana y natural. No es nada esquiva o estirada, todo lo contrario", afirma Joaquín García Díez, exalcalde de la ciudad de Lugo. "En las distancias cortas, diría que es una persona afable, con mucha conversación y simpática", destaca.

García Díez ha sido una de las personas que más de cerca ha tratado a la infanta en sus escasas visitas a la ciudad, pues para contarlas, sobrarían los dedos de una mano. La primera, tuvo lugar en 1995, con el popular bajo el bastón de mando. "Cada visita que doña Elena hacía a la ciudad era la mejor propaganda que podría hacerse: todas las revistas y grandes medios del país abrían sus portadas hablando de ello al día siguiente", señala.

                      La infanta Elena, con su padre Don Juan Carlos, en Sanxenxo.
1995, primera visita a Lugo. La primogénita de los Reyes eméritos visitó la ciudad después de estrenar el ducado junto a su marido, Jaime de Marichalar. "Se notaba que estaban enamorados", asegura García Díez. AEP

Una primera visita que García Díez rememora a la perfección, a pesar de que han transcurrido 28 años desde aquel septiembre de mediados de los noventa. "Recuerdo el momento de la comida: se sirvió un buen solomillo de ternera como plato principal y lo comió muy bien", confiesa.

Ese sería el inicio de un bonito vínculo entre el exregidor y la duquesa, y que ha dejado más de una anécdota divertida en su memoria: "El día del anuncio del primer embarazo de la infanta Elena me encontraba en Madrid con el presidente de la Xunta por aquel entonces, Manuel Fraga. Los periodistas nos preguntaron sobre ello y yo dije: "Si es niño, que le pongan Froilán". Me sentí muy avergonzado al día siguiente", explica entre risas.

Dos veces más serían las que doña Elena ha acudido a la ciudad de Lugo, ambas bajo el mandato de José López Orozco, quien destaca el interés de la infanta por la ciudad. "En su visita del año 1999, la infanta se mostró especialmente preocupada por potenciar la ciudad desde el punto de vista turístico. Tanto ella como su entonces marido, Jaime de Marichalar, también se interesaron mucho por la muralla", explica.

1999, paseo por la muralla. Doña Elena regresó a Lugo a las puertas del 
año 2000. El paseo por el monumento romano dio gran visibilidad a la carrera por el título de Patrimonio de la Humanidad
1999: Doña Elena regresó a Lugo a las puertas del año 2000. El paseo por el monumento romano dio gran visibilidad a la carrera por el título de Patrimonio de la Humanidad. AEP

La duquesa incluso llegó a preguntarle al entonces alcalde si "veía sentido a sus visitas a Lugo". Orozco explica que desde el Ejecutivo municipal respondieron que les veían "todo el sentido del mundo". Así, sería otra la ocasión en la que los entonces duques de Lugo acudieron a la ciudad, esta vez para disfrutar de las fiestas del San Froilán con sus hijos en el año 2004. "Visitaron todo el recinto ferial", recuerda el exregidor.

2004 En San Froilán con sus hijos
Los duques de Lugo participaron junto a sus hijos, Felipe Juan 
Froilán y Victoria Federica, en el Domingo das Mozas. Toda la 
familia disfrutó del pulpo con una gran comida en las casetas. AEP
2004: los duques de Lugo participaron junto a sus hijos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, en el Domingo das Mozas. Toda la familia disfrutó del pulpo con una gran comida en las casetas. AEP

A pesar de que la infanta Elena "siempre muestra mucho interés por la ciudad de Lugo y unos enormes deseos de regresar lo más pronto posible", tal y como asegura García Díez, lo cierto es que no ha regresado a la ciudad de la muralla desde aquel octubre de hace casi dos décadas. Sin embargo, continúa vinculada a la comunidad gallega a través de Sanxenxo, localidad que visita con frecuencia para encontrarse con su padre, Juan Carlos I, tras su marcha a Abu Dabi y con el que comparte pasión por las regatas.

Precisamente es el Rey emérito del que se asegura que ha sido el primero en realizar un obsequio a su primogénita con motivo de su 60 cumpleaños: un caballo pura sangre valorado en 800.000 euros. Seis décadas de vida que celebrará este miércoles con un almuerzo privado en el palacio de la Zarzuela, organizado por su madre, la reina Sofía, aunque sin rastro de su padre y del rey Felipe VI.

Comentarios