viernes. 23.10.2020 |
El tiempo
viernes. 23.10.2020
El tiempo

La ‘Invencible’ de Miguel Filgueira

Filgueira, ‘Invencible’ y la estatua de Gengis Kan, en Mongolia, al fondo. CEDIDA
Filgueira, ‘Invencible’ y la estatua de Gengis Kan, en Mongolia, al fondo. CEDIDA
El que fuera edil de Transportes ha finalizado la gran aventura de su vida: ir en moto de Pontevedra hasta Mongolia

Hace un año que Miguel Filgueira empezó a planificar el viaje en moto defi nitivo. Aunque su destino inicial era Cabo Norte, en Noruega, fi nalmente prefi rió aparcar la visita al punto más septentrional de Europa y apostar por Mongolia. "A posibilidade de ir a este país xurdiu a través dun amigo. Houbo que resolver bastantes problemas de visados e de seguros, ademais de preparar a moto", comenta el que fuera concejal de Transportes del Concello de Pontevedra por el BNG entre 2011 y 2015.

Filgueira salió de la capital de las Rías Baixas el pasado 28 de junio sin apenas equipaje. Tardó un día en llegar a Barcelona, ciudad en la que se reunió con el resto de la expedición. El 31 de julio llegó a Ulán Bator, la capital de Mongolia, con la mochila cargada de experiencias que compartió en un diario de viaje a través de su cuenta en la red social Facebook. "Fomos once moteiros sen coche de apoio, a pelo", destaca.

"O mellor de todo foi a bondade e a acollida da xente, especialmente da máis humilde. Ofrecíanche todo o que tiñan", explica tras haber recorrido 13.400 kilómetros sobre dos ruedas: 1.200 por pistas y, el resto, por carretera. La gran aventura de su vida.

Además de sus compañeros, el empresario pontevedrés se embarcó en esta aventura con su inseparable moto: la "Guerrilleira Invencible e Poderosa", una BMW 1200 GS. "Guerrilleira é o primeiro nome que lle puxen. O de Invencible veu despois, porque en 150.000 quilómetros nunca me deixou tirado. E Poderosa púxenllo en homenaxe á moto que utilizou o Che (Guevara) para percorrer Sudamérica. Eu refírome a ela como Invencible", aclara.

En la retina de Filgueira quedarán para siempre "a posibilidade de ver algunhas das paisaxes máis marabillosas" del mundo y la gran "piña" que hizo con sus compañeros de viaje, con los que logró "solventar todas as difi cultades". Las hubo. "O peor, sen dúbida, foi unha etapa de 500 quilómetros por Rusia baixo un tremendo chaparrón e por unha estrada nefasta. Foi un auténtico suplicio. Nas once horas da etapa non parou de chover nin un minuto", recuerda.

A pesar de los obstáculos, este amante de las dos ruedas prefi ere centrarse en los aspectos positivos del viaje. "Cando entrabamos en calquera cidade de Kazajistán era como se foramos estrelas de cine ou de rock and roll. Foi algo incrible. As bucinas non paraban de soar; facíannos fotos polas ventás dos coches, selfies continuamente, apertas e bicos. Non dabamos crédito ó recibimento que nos ofrecían", dice.

Filgueira ya está de vuelta en casa. Su regreso fue en avión, vía Pekín y Madrid, y no en moto. Su Invencible ya calienta motores para la próxima aventura.

La ‘Invencible’ de Miguel Filgueira
Comentarios