Naty toma posiciones

Esta joven gallega ha visto cómo pasaba de 150 a más de 3.000 seguidores en Instagram tras hacer pública su cuenta. Ya la han requerido un par de firmas.
Natalia Rivera. INSTAGRAM
photo_camera Natalia Rivera. INSTAGRAM

NUNCA ES TARDE. Y si no que se lo pregunten a Natalia Rivera Sanabria (nati.rsanabria), que con 32 años y dos hijas se está posicionando en el mundo de las redes sociales como instagramer emergente, al pasar en pocos meses de 150 a más de 3.000 seguidores.

Naty, que es como ella se presenta, acaba de regresar de Madrid, donde asistió como invitada al desfile del diseñador sevillano Roberto Diz en el templo de la moda en España, la Mercedes Benz Fashion Week (MBFWM). "Me encantó la experiencia. Siempre me han gustado el mundo de la moda y de la fotografía y poder estar en la MBFWM fue fantástico, codeándome con tantas caras conocidas. Además, también aproveché para quedarme unos días en Madrid y empaparme de cosas a las que en Lugo no tenemos acceso".

CARRERA EN ASCENSO. A Naty le atrae el mundo de la imagen desde pequeña, por eso se formó como peluquera y esteticista. Como tal trabajó durante un tiempo, pero escogió el camino de la maternidad con Martina y Candela —las niñas tienen ahora 8 y 5 años de edad— y lo dejó todo para convertirse en mamá a jornada completa.

Una de las pocas cosas que compatibilizaba con el cuidado de las pequeñas era su cuenta de Instagram, que poco a poco fue evolucionando desde un contenido personal y familiar al que ahora mismo muestra. Porque, hace solo cuatro meses, Naty enfocó sus redes en la moda y las hizo públicas. Subía cuidadas fotografías suyas, compartía estilismos, consejos para combinar prendas... y en esos breves meses, los 150 seguidores desde los que partía crecieron hasta más de 3.000.

Por eso, un par de firmas ya han contado con ella como imagen. La primera fue Akento Cosmetics, que fabrica todos sus productos en Sevilla, y después lo haría la marca de moda viguesa LaSal. Actualmente, Naty está negociando algunas colaboraciones nuevas.

"Tengo 32 años y no sé si voy con demasiado retraso para empezar una carrera en este mundo, porque estoy por encima de la media de edad de las instagramers, pero yo creo que nunca es tarde", reflexiona la lucense. Sea lo que sea lo que le depare el futuro, lo único cierto es que este momento "lo estoy disfrutando mucho", tal y como asegura.

Comentarios