Reconciliación de los Alba

Un libro sobre Luis Martínez de Irujo lograr reunir a todos los hijos de la duquesa de Alba, algo inédito desde la muerte de Cayetana
El duque de Alba (izquierda) y Cayetano Martínez de Irujo (derecha). EUROPA PRESS
photo_camera El duque de Alba (izquierda) y Cayetano Martínez de Irujo (derecha). EUROPA PRESS

LUIS MARTÍNEZ de Irujo era "bueno", "muy inteligente", amante del campo, dedicado a la gestión de la Casa de Alba, monárquico y aficionado a la cultura, recalcó este martes su primogénito, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, actual duque de Alba. Una biografía trata de recuperar su legado, oscurecido por su temprana muerte.

El peso del nombre ve la luz cuando se cumple medio siglo de la muerte de Luis Martínez de Irujo, primer marido de Cayetana de Alba y padre de sus seis hijos, que este martes se reunieron públicamente por primera vez desde la muerte de su progenitora en el Palacio de Liria para arropar la presentación del libro. "Era un gran padre de familia, un excepcional gestor y un gran patriota", dijo su hijo.

El autor, José Miguel Hernández de Barral, profesor de Historia Contemporánea de España de la Universidad Complutense, recorre la vida del duque desde sus primeros años hasta el final de sus días en Houston. Tuvo total acceso a los archivos de la Casa de Alba para preparar el libro.

La biografía de Luis Martínez de Irujo (1919-1972) ayuda a entender mejor a su familia, la casa noble más importante de España y una de las más importantes de Europa, pero también a la España de aquella época, según su autor. "Fijarse en Luis no significa olvidarse de su esposa. Cayetana fue clave en la evolución de los Alba. No se puede entender al uno sin el otro, por mucho que suene a cliché", recalcó el autor. Su muerte, por una leucemia, fue un shock para la familia. El actual duque de Alba, Carlos, se emocionó al recordar a su padre.

Cayetano Martínez de Irujo y su hermano mayor Carlos Fitz James Stuart estuvieron más de un año enfrentados. Parte de la riña familiar que ahora se ha resuelto tuvo que ver con el traslado de Carlos al Palacio de Liria como nuevo duque de Alba, una mudanza que obligó a Cayetano, conde de Salvatierra, a abandonar el que había sido su hogar durante medio siglo. El año pasado los hermanos enterraron el hacha de guerra y ahora ya posan juntos en público.