sábado. 07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo

Las reinas Letizia y Sofía, de compras en un rastrillo benéfico

Las reinas Letizia y Sofía junto a la presidenta de la asociación Nuevo Futuro, Josefina Sánchez Errázuriz. ZIPI (EFE)
Las reinas Letizia y Sofía junto a la presidenta de la asociación Nuevo Futuro, Josefina Sánchez Errázuriz. ZIPI (EFE)
Se han mostrado sonrientes y conversadoras durante todo el paseo, en línea con la actitud que se les ha visto en los actos que han protagonizado juntas en los últimos meses

Las reinas Letizia y Sofía han visitado este martes el rastrillo benéfico que cada año organiza la ONG Nuevo Futuro, cuya presidenta de honor es la infanta Pilar de Borbón, hermana del rey Juan Carlos, donde han hecho varias compras, algunas de objetos navideños, y les han hecho varios regalos.

Es la primera ocasión en la que doña Letizia visita el mercadillo como reina, aunque ya lo hizo en varias ocasiones como princesa de Asturias acompañando a su suegra, la última, en 2013.

Durante cerca de una hora, doña Letizia y doña Sofía han recorrido buena parte de los alrededor de 80 puestos de ropa, decoración navideña, bisutería, dulces o antigüedades instalados en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid.

La visita la han hecho en compañía de la presidenta de Nuevo Futuro, Josefina Sánchez-Errázuriz, y de Simoneta Gómez-Acebo, hija de Pilar de Borbón, quien no ha podido estar debido a su delicado estado de salud.

La tía de Felipe VI, de 83 años, fue operada de un cáncer de colon el pasado 4 de febrero, lo que la obligó a estar tres semanas hospitalizada y a llevar a cabo un tratamiento de quimioterapia.

La duquesa de Badajoz representa desde hace más de 40 años el rostro de la asociación, dedicada a dar acogida a menores que no tienen familia o están en riesgo de exclusión.

La visita ha tenido lugar antes de que el rastrillo abriera las puertas al público, por lo que se ha desarrollado en un ambiente relajado que ha dado pie a que las reinas se detuvieran con calma en numerosos puestos para ver los productos y charlar con las voluntarias.

Como en otras ocasiones, doña Letizia y doña Sofía han aprovechado para hacer varias compras.
La reina Letizia se ha llevado unas luces y unas bolas de navidad y un vestido verde de punto largo, mientras doña Sofía se ha comprado un broche de mariposas y una pulsera.

Las reinas se han ido cargadas de regalos, como dos belenes, un libro de poemas, dos retablos artesanales de Perú, un centro de claveles, rojos para doña Letizia y blancos para su suegra, y unos higos.

A los obsequios, doña Sofía ha añadido una caja de alfajores por deferencia de unos vendedores argentinos, que han ofrecido otra a doña Letizia, pero que la ha declinado amablemente.

También se han parado en la caseta de Hogar Don Orione, la asociación madrileña dedicada al cuidado de discapacitados a la que Iñaki Urdangarin, el esposo de la infanta Cristina, acude dos veces por semana para ejercer de voluntario mientras cumple condena por el caso Noós en la cárcel de Brieva (Ávila).

Las representantes de la entidad con la que colabora Urdangarin han regalado a las reinas sendos colgantes con las manos unidas, símbolo de la organización.

Otro de los puestos donde se han detenido ha sido en el de las carmelitas salesianas del Corazón de Jesús, que les han dado unos calendarios.

Doña Letizia se ha interesado por los productos que vendían, como las velas aromáticas, y por el funcionamiento de la congregación. "Nos ha preguntado por el noviciado y de dónde éramos. Han estado muy cercanas y amables", ha comentado una de las monjas.

Al final del recorrido, han pasado por la caseta de los autores que firman sus libros, entre los que estaba Irene Villa, víctima de un atentado de ETA.

Doña Letizia y doña Sofía se han mostrado sonrientes y conversadoras durante todo el paseo, en línea con la actitud que se les ha visto en los actos que han protagonizado juntas en los últimos meses desde el desencuentro que hubo en la catedral de Palma en abril de 2018.

Tras despedir a la reina Letizia, que tenía que asistir al Museo del Prado a inaugurar una exposición sobre Goya, su suegra se ha quedado más rato en el mercadillo para seguir viendo los puestos.
La reina Sofía es una asidua del rastrillo, donde es "comprona", como la define su cuñada, Pilar de Borbón.

El rastrillo de Nuevo Futuro, que este año cumple su 51 edición, es la principal fuente de recaudación de los fondos que destina a los hogares donde acoge a los menores sin familia. 

Las reinas Letizia y Sofía, de compras en un rastrillo benéfico
Comentarios