martes. 24.05.2022 |
El tiempo
martes. 24.05.2022
El tiempo

Richard Gere pone en venta su mansión y se muda con su pareja, la gallega Alejandra Silva

Alejandra Silva y Richard Gere, en una imagen de archivo. JAVIER ETXEZARRETA (EFE)
Alejandra Silva y Richard Gere, en una imagen de archivo. JAVIER ETXEZARRETA (EFE)
La pareja, que tiene dos hijos en común, se trasladó a North Salem a una "aristocrática mansión georgiana"

La lujosa mansión que el actor Richard Gere posee al norte de Nueva York sigue en el mercado, tras ponerla a la venta por 28 millones de dólares, y se ha mudado con su esposa, la coruñesa Alejandra Silva y sus hijos, a otra lujosa residencia en un pueblo contiguo.

La mansión de tres pisos, ocho dormitorios y nueve baños en la que Gere vivía desde el 2000 está ubicada en Pound Ridge, y cuenta con amplias ventanas, cocina, comedor, establo, estanque, piscina, granero y cancha de fútbol de tamaño profesional en 50 acres de una zona boscosa, según muestran las fotos publicadas por el periódico Dirt, dedicado al negocio de bienes raíces.

Compuesta por cinco casas, esta residencia a una hora de Manhattan, también cuenta con nueve chimeneas y un lago privado con arena de playa.

Pese a todos los atractivos de la espectacular mansión aún no ha sido vendida pero quien se sienta tentado a comprarla debe saber que paga 220.000 dólares al año en impuestos.

El periódico recuerda que en 2018 Gere, de 72 años, se casó por tercera ocasión con Silva, con quien tiene dos hijos. El actor es padre de un joven de 21 años y Silva tiene un niño de nueve años de un matrimonio anterior.

La familia Gere-Silva se mudó a North Salem, a una "aristocrática mansión georgiana" de ladrillo rojo construida en la década de 1930 para un heredero de una de las grandes fortunas familiares de Estados Unidos, de acuerdo con Dirt, por la que pagaron hace un año 9,8 millones de dólares.

La pareja compró luego un terreno adyacente, ampliando así su propiedad a 14 hectáreas.

Richard Gere pone en venta su mansión y se muda con su pareja, la...
Comentarios