Touriñán: "Es una comedia universal, aunque la peli huele a Ribeiro y a pulpo"

La secuela de 'Cuñados' llega este viernes a los cines protagonizada por Xosé Antonio Touriñán, Miguel de Lira y Federico Pérez. La trama se desarrolla en el Entroido de Ourense, durante cuyo rodaje desfilaron con una carroza que se llevó el primer premio
De izquierda a derecha, Miguel de Lira, Xosé Antonio Touriñán y Federico Pérez. JAIME OLMEDO
photo_camera De izquierda a derecha, Miguel de Lira, Xosé Antonio Touriñán y Federico Pérez. JAIME OLMEDO
+Cuñados, la esperada segunda parte de la comedia protagonizada por Xosé A. Touriñán, Miguel de Lira y Federico Pérez, espera provocar "más risas" entre el público y augura ser todo un taquillazo, con una trama que gira alrededor del Entroido y que una vez más sirve como "escaparate" de la cultura gallega y de su retranca.

La primera entrega, Cuñados, estuvo dirigida por Toño López y supuso el mayor estreno de la historia del cine rodado en gallego hasta el momento, con más de 120 salas en su primer fin de semana. Por ello, era natural que hubiera una segunda parte, en este caso dirigida por Luis Avilés, que tuvo su rodaje, como no podía ser de otra manera, entre las provincias de Ourense y Pontevedra y cuyo resultado llega este viernes a las salas.

La secuela recupera su reparto original, formado por Xosé A. Touriñán, Miguel de Lira, Federico Pérez Rey, Eva Fernández, María Vázquez, Iolanda Muíños y Mela Casal, a los que se suman David Perdomo, Ivo Bastos, Ana Saltão y Nuno Sá.

Esta nueva aventura de los cuñados comienza con la aparición de un cadáver en pleno Puente Internacional de Tui, un hecho que se remonta a días antes, cuando la familia Ribeiro se prepara para disfrutar de la fiesta favorita de todo ourensano: el Entroido.

Los protagonistas montan un puesto de pulpo para blanquear el dinero del botín que obtuvieron tras lo sucedido en la primera película. Sin embargo, la aparición de Andreia Nunes, una mujer en busca de venganza, complicará las cosas a los cuñados, metiéndolos en un nuevo enredo que convertirá este Carnaval en un auténtico baile de máscaras.

Touriñán auguró que esta segunda parte "irá mejor que la primera", ya que su antecesora "funcionó muy bien" pero se estrenó "en pandemia, con restricciones".

Si por ellos fuera, reconocieron, habría "una tercera parte e incluso una serie". Se sienten "como una familia" y afirmaron que "echaban en falta" regresar y volver a interpretar a unos personajes que son "muy divertidos" y que les han dado muchas alegrías. "La tercera parte podría llamarse Aún más Cuñados o Cuñadas", bromeó Pérez Rey.

Señalaron que el rodaje "fue un lujo" y que entre las principales anécdotas está que desfilaron con una carroza en el Entroido de Ourense del año pasado, puesto que querían aportar realidad a la película. Lo que no esperaban era obtener el primer premio, algo que hizo mucha ilusión a todo el equipo.

También destacaron las "marcas" que Touriñán se hizo en la espalda en una escena en la que tiene que saltar dentro de un congelador: "Tuve que repetir la escena varias veces. Había un especialista para hacerlo pero yo fui de campeón y dije que lo hacía yo. El especialista estaba allí y cobró igual, pero me entró el orgullo de Tom Cruise", reveló.

El largometraje juega con la retranca, con ese humor típico gallego basado más que en el chiste, en las situaciones. Sin embargo, los actores creen que se trata de una comedia que "se entiende en todas partes".

"Aunque la peli huele a Ribeiro y a pulpo, es universal totalmente. Es una comedia de situación, de cosas que pasan y de la reacción de los personajes a las cosas que pasan", según concluyó Xosé Antonio Touriñán.

Comentarios