El tribunal pospone la vista de Sancho en Tailandia para que tenga un traductor al español

La Policía entregó el 3 de octubre su informe a la Fiscalía, tras dos meses de investigación del supuesto crimen
Daniel Sancho. SOMKEAT RUKSAMAN
photo_camera Daniel Sancho. SOMKEAT RUKSAMAN

El tribunal de Samui (sur de Tailandia) pospuso este jueves la vista de Daniel Sancho hasta el 13 de noviembre tras la petición del joven, acusado del asesinato premeditado del cirujano colombiano Edwin Arrieta, de disponer de un traductor al español, según confirmó la corte.

La vista, que comenzó a las 09.00 de la mañana hora local (GMT+7), con la asistencia de Sancho, fue primero pospuesta por el tribunal unas horas y después hasta el 13 de noviembre, ante la solicitud del acusado de disponer presencialmente de un traductor al español.

La Fiscalía presentó este miércoles su informe ante el tribunal, en el que acusa a Sancho de tres delitos: asesinato premeditado, ocultación del cuerpo y destrucción de documentación ajena, que debían ser leídos este jueves al español en la vista.

Además de posponerla, el tribunal asignó a Sancho un abogado de oficio, Krit Sudthanom, quien afirmó en las puertas del juzgado que no se ha reunido aún con Sancho y que no lo hará hasta el 13 de noviembre.

El español, de 29 años, no tenía abogado en Tailandia -donde solo puede ser defendido por un letrado tailandés- desde el 7 de septiembre, después de que el padre del acusado, el actor español Rodolfo Sancho, prescindiera de los servicios del abogado tailandés Anan Chuayprabat por "discrepancias en la defensa"

Según aseguró el abogado de oficio, Sancho rechazó este jueves hacer ninguna declaración y transmitió su deseo de disponer de un intérprete presencial, después de que el juzgado le ofreciera uno en línea.

Rodolfo Sancho estuvo este jueves en el tribunal y pudo hablar con su hijo antes de que volviese a ser trasladado a la cárcel de Samui, en la que cumple prisión provisional desde el 7 de agosto.

El acusado pasó entonces a disposición judicial, tras confesar dos días antes en la vecina isla de Phangan el asesinato y descuartizamiento de Arrieta, cuyos restos fueron esparcidos por la isla y el mar.

El Código Penal de Tailandia prevé la pena de muerte para delitos como el asesinato con premeditación, pero, de dictarse, ésta suele ser después conmutada por la cadena perpetua. Por otra parte, la confesión y cooperación del acusado puede ayudar a reducir significativamente la pena.

La Policía entregó el 3 de octubre su informe a la Fiscalía, tras dos meses de investigación del supuesto crimen, que tuvo lugar el 2 de agosto en Phangan.