El Yoyas, en busca y captura tras no presentarse para ingresar en prisión

Fayna Bethencourt, su expareja y también exgranhermana, declara que esta situación le pone "la piel de gallina" y que estará "más tranquila" cuando lo encuentren
Carlos Navarro, 'El Yoyas'. AEP
photo_camera Carlos Navarro, 'El Yoyas'. AEP

Carlos Navarro, más conocido como El Yoyas, está en busca y captura por orden del Juzgado de Vilanova del Camí, que ha emitido dicha orden tras no presentarse el exgranhermano el día 14 de noviembre para ingresar en prisión tras ser condenado a cinco años y ocho meses. Navarro fue declarado culpable por maltratar a su mujer, la también televisiva Fayna Bethencourt, a sus hijos y a la actual pareja de Bethencourt.

De este modo, Navarro, cuyo recurso a la condena fue rechazado, está oficialmente fugado de la Justicia.

Fayna Bethencourt: "Confío en la Justicia"

La expareja de Navarro, Fayna Bethencourt, a la que conoció cuando ambos participaban en Gran Hermano, ha hecho una brevísima declaración a Outdoor tras conocerse que su maltratador está fugado. "Sigo confiando en la Justicia", comentó, añadiendo que se "considero afortunada de vivir tan lejos [de Carlos Navarro], sinceramente. Que haya que coger un avión y que haya aeropuertos y muchos kilómetros de por medio da tranquilidad, pero no puedo dejar de pensar en las mujeres que, por desgracia, tienen a esa persona al lado". Eso sí, reconocía que esta situación le pone "la piel de gallina" y que estará "más tranquila" cuando lo encuentren.

Los detalles de la condena a El Yoyas

Concretamente y en total, El Yoyas cometió siete delitos de maltrato, lesiones, amenazas y vejaciones, seis de ellos consumados en la persona de su hoy exmujer y de sus dos hijos menores de edad, y otro perpetrado contra la nueva pareja de su ex.

Según la sentencia el condenado, de 44 años, cometió un delito de maltrato habitual en el ámbito familiar, por el que se le condenó a dos años de cárcel, cuatro años de prohibición para llevar armas, cuatro años de alejamiento e incomunicación con su exmujer y sus hijos y otros cuatro de privación de la patria potestad.

Por otros cuatro delitos de lesiones en el ámbito familiar se le impusieron, respectivamente, 11 meses de cárcel, la prohibición de portar armas durante dos años y ocho meses y dos años de alejamiento de su exmujer.

Por un delito leve de amenazas sobre la nueva pareja de su ex, se le condenó a pagar 540 euros y se le imponuso la prohibición de acercarse al amenazado durante seis meses.

Por otro delito leve de vejaciones a su expareja deberá pagar 360 euros de multa y estar tres meses sin acercarse a ella ni comunicarse por cualquier medio.

Además de estas condenas, la resolución obligaba al acusado a indemnizar a su exmujer con 8.000 euros y a sus dos hijos con 4.000 por los daños causados.