Viaqua investiga el vertido que alertó esta semana a los bañistas de Raxó

Imagen del arenal de Raxó el día en que se generó el vertido.
Dos personas se quejaron de picores a un socorrista de Xiorto, que recomendó no bañarse. Chancelas, foco de quejas en el arranque de temporada, tras perder gran parte de la arena

Operarios de Viaqua y responsables del Concello de Poio investigan el punto de origen de un vertido que alertó dos veces esta semana a los bañistas de la playa de Raxó.

El alcalde, Luciano Sobral, indicó que efectivos de Protección Civil y de la empresa responsable de las canalizaciones procedieron a retirar muestras y a investigar las tuberías en dos ocasiones, el jueves y ayer sábado, después de que los bañistas avisasen, al ver que el cauce natural que discurre por el medio del arenal, bajaba teñido de un color blanquecino. «Non era un verquido de fecais, e nin sequera un gran verquido, senón unha mancha, posiblemente xabonosa, como se ao cauce fora a parar a auga dun valdeo ou dunha lavadora», indicó el regidor, que señala que los operarios trabajan para detectar la avería en las canalizaciones que pudo provocar este problema.

Fuentes de la Policía local indicaron que se trató de un supuesto vertido, y que, en el caso del jueves «un par de bañistas dijeron que tenían picores, motivo por el que el vigilante recomendó que no se bañasen más. No puede obligarles, pero sí lo aconsejó y la gente estuvo de acuerdo. De inmediato, se notificó a Viaqua el problema».

En todo caso, todas las fuentes coincieron en señalar que la playa permanece abierta al baño después de que se retirasen varias muestras para su análisis, lo que demuestra que fueron casos puntuales, que no generaron un serio deterioro de la calidad de agua.

El regidor local indicó que la próxima semana será definitiva para la solución de este problema en el arenal de Raxó, así como para el de Chancelas, en donde, reconoció el líder del Gobierno bipartito, el arranque de temporada no está siendo todo lo bueno que se pretendía.

«Probablemente era auga xabonosa procedente dunha lavadora ou así. Non obrigou a pechar a praia»

«En Chancelas non temos este tipo de problemas, pero hai queixas porque este ano, por mor das mareas, desapareceu moita da area da praia e están as rochas ao descuberto, co cal os bañistas están máis molestos. Por outra banda, as obras de construción da nova pasarela de acceso para a limpeza desenvolvéronse todo o mes de xuño, e remataron fai moi pouco e isto foi unha molestia engadida, porque nos impediu limpar con maquinaria as algas que se acumularon».

El Gobierno local insiste en que se han estado retirando algas con personal de la brigada de limpieza de playas «que traballou a man, sen maquinaria», pero el resultado no es todo lo bueno que desean. Con respecto a la arena, se están realizando trabajos con palas excavadoras cuando la marea baja del todo, para tratar de devolver parte de la arena a la zona alta y que la playa tenga su aspecto original. «Isto é moi difícil, pois as excavadoras só poden traballar unhas horas, coa marea moi baixa e estes días non está baixando demasiado, xa que está o mar calmo, pero na semana próxima seguiremos cos intentos, a ver se deste xeito conseguimos resolver parte do problema», indicó Sobral. Con respecto a las algas, el regidor recordó que esta semana se mandaron a la planta de compostaje de Salvaterra cinco camiones de algas «porque está habendo moitas, pero non só en Poio, senón en todas partes. Estanse limpando o mellor que se pode. En Chancelas, agora que pode baixar a maquinaria, o resultado será bastante mellor».