sábado. 27.11.2021 |
El tiempo
sábado. 27.11.2021
El tiempo

Ford, la más laureada del Mundial de Rallyes

Ford llegó al pasado Rallye de Portugal como la marca más laureada en el Mundial de la especialidad. La firma del óvalo consiguió en Nueva Zelanda, con Jari-Matti Latvala al volante de un Focus WRC, la victoria número 75.

Desde que el actual Campeonato del Mundo FIA se creó como tal en el año 1973, Ford siempre ha ocupado un papel protagonista, siendo desde aquel lejano año la marca que más triunfos ha sumado en este certamen. De hecho, el primer triunfo de la marca se produjo aquel mismo año, en Finlandia, y a cargo de Timo Mäkinen. Con el mismo vehículo, un Escort RS1600, el piloto finlandés se imponía unos meses más tarde en el famoso Rallye Rac de Inglaterra, en una prueba en la que Ford conseguía el triplete, gracias al segundo y tercer puesto de Roger Clark y Markku Alen, respectivamente. 

Timo Mäkinen, el primer ganador
Timo Mäkinen fue el primer piloto en vencer una prueba del Mundial de rallyes al volante de un Ford. Al final del año, el piloto finlandés consiguió dos victorias y la marca del óvalo finalizó en tercera posición en la clasificación por marcas. Sobre sus victorias en la década de los setenta, Mäkinen señala que ''esa victoria en Finlandia, la primera, fue el resultado de un auténtico trabajo en equipo. El espíritu entre todos nosotros era muy bueno. El rallye era largo y con menos descansos que los de hoy en día, y nada de maniobras tácticas. Siempre tenía que correr al máximo. No fue una victoria fácil, tuve que luchar en cada kilómetro del camino''.

En 1975 se presentó la primera evolución del vehículo de competición. Nacía el RS 1800, de modo que haste al año 1981, cuando este vehículo dijo su adiós al certamen, el Escort había logrado 21 triunfos en prueba puntuables, 1 título de marcas (1979), dos de pilotos (1979, Waldegaard; 1981, Vatanen); además de dos subcampeonatos y cinco terceras posiciones en la clasificación por marcas.

 

Del RS200 al Sierra
La llegada de los cuatro ruedas motrices y la imparable evolución de la competición a lo largo de los ochenta, obligó a Ford a desarrollar un Grupo B de última generación y sobre el que la marca había puesto grandes espectativas. Sin embargo, el RS200 no llegó a triunfar ya que en el año de su debut, la FIA canceló de forma abrupta este tipo de reglamentación, de modo que las marcas tuvieron que replantear urgentemente sus planes deporitivos. Fue entonces cuando Ford desarrolló un auténtico pura sangre, el poderoso Sierra RS Cosworth, que demostró que, antes de triunfar con los 4x4, los vehículos de tracción trasera todavía tenían alguna pequeña posibilidad. Con este coche, Didier Auriol consiguió el triunfo absoluto en el Tour de Córcega de 1988 y un nuevo subcampeonato mundial para la marca.

 

Escort RS Cosworth
El Ford Sierra sirvió para el despegue deportivo de Carlos Sainz tanto en España (donde ganó dos títulos nacionales) como en el Mundial. Luego, los destinos del piloto madrileño con la marca del óvalo siguieron caminos diferentes, hasta que se reencontraron nuevamente a finales de la década de los noventa. Sainz ganó los tres últimos rallyes de este modelo, aunque la racha de victorias para el Escort se inició en el año 1993, cuando François Delecour ganó el Rallye de Portugal de aquel año. En el historial de este vehículo figuran dos subcampeonatos del mundo y dos terceras posiciones por marcas. Además consiguió un total de 10 triunfos en el Mundial WRC y, entre ellas, alguna tan significativa como la de Biasion en el Acrópolis de Grecia de 1998.

La llegada del Focus
En 1999 se presentó el Ford Focus WRC, un vehículo que ya desde su primera carrera se confirmó como un coche ganador. Coincidiendo con la llegada de este nuevo modelo, Ford inicia su colaboración con M-Sport —Malcolm Wilson— que recogía así el testigo de la mítica estructura de Boreham. El espectacular y recordado Colin McRae fue el piloto en lograr la primera victoria del Focus en competición. Fue en su segunda participación y en el no menos mítico Safari Rallye. Carlos Sainz también dio dos nuevos triunfos a este modelo. En 2003 aparecía la nueva versión del Focus y Markko Märtin se convertía en la nueva estrella de la marca. Pero fue en 2006 cuando arrancó una era especialmente fructífera, con los pilotos Marcus Grönholm y Mikko Hirvonen. Con ellos, Ford ganó el Mundial en los años 2006 y 2007.


La más laureada
En la presente temporada, la marca consiguió su triunfo número 74 en el rallye de Suecia, igualando así a la mítica Lancia. Finalmente, la victoria en Nueva Zelanda supuso un nuevo hito, ya que permitió a Ford convertirse en la marca más laureada del Mundial, gracias a la aportación de 17 pilotos: los finlandeses, Timo Mäkinen (4 victorias), Hannu Mikkola (5), Kyosti Hämäläinen (1), Ari Vatanen (4), Tommi Mäkinen (1), Marcus Grönholm (12), Mikko Hirvonen (12) y Jari-Matti (3); el británico Roger Clark (1); el escocés Colin McRae (9); el sueco Björn Waldegaard (6); los franceses Didier Auriol (1) y François Delecour (4); los italianos Miki Biasion (1) y Gianfranco Cunico (1); el estonio Markko Märtin (5), y el español Carlos Sainz (5). A partir del próximo año la historia se escribirá con un nuevo vehículo, el Ford Fiesta S-WRC.

Ford, la más laureada del Mundial de Rallyes
Comentarios
ç