Abramovich y dos negociadores ucranianos muestran síntomas de envenenamiento

Rusia y Ucrania confían en acercar posturas en la reunión prevista para este martes en Estambul
Abramovich. EUROPA PRESS
photo_camera Abramovich. EUROPA PRESS

El magnate ruso Roman Abramovich y dos enviados ucranianos que participaron en las negociaciones con Moscú desarrollaron síntomas de un posible envenenamiento tras una reunión en Kiev el pasado mes, según el diario The Wall Street Journal, que cita "fuentes familiares con el asunto". Los síntomas aparecidos en los tres casos fueron ojos enrojecidos, lagrimeo constante y molesto y descamación en la piel de las manos y la cara, según el rotativo, que atribuye el posible ataque a "elementos radicales de Moscú" que trataban de boicotear esas negociaciones. Pese a esos síntomas, sus vidas no corren peligro y todos ellos están evolucionando positivamente.

Abramovich estuvo viajando entre Leópolis, Moscú y otras capitales en sus esfuerzos de mediación entre los gobiernos ruso y ucraniano, y aunque se reunió con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, este último no resultó afectado, según confirmó su portavoz, citado por el diario.

Las fuentes precisaron que era difícil determinar si el posible envenenamiento fue causado por un agente químico o biológico, o si se trató de una radiación electromagnética.

RUSIA Y UCRANIA CONFÍAN EN ACERCAR POSTURAS EN TURQUÍA

La ciudad turca de Estambul acogerá una nueva ronda de contactos entre las delegaciones negociadoras de Ucrania y Rusia, según han asegurado las autoridades de los tres países implicados, si bien por ahora no está clara la fecha. David Arajamia, líder del bloque parlamentario de Servidor del Pueblo, el partido del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, y parte de la delegación, ha señalado en un mensaje en su cuenta en la red social Facebook que "la nueva ronda de conversaciones cara a cara entre las delegaciones tendrá lugar en Turquía entre el 28 y el 30 de marzo"

Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha dicho que "es improbable" que los contactos se retomen durante la jornada. "De hecho, hoy viajan las delegaciones. Esperamos que esto pase mañana [este martes], en teoría", ha explicado, según ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax. Peskov ha subrayado que "por ahora no se puede hablar de progresos", si bien ha matizado que "el hecho de que se haya decidido continuar con las reuniones cara a cara es importante". "Por ahora nos ceñimos a la política de no publicar detalles relacionados con las conversaciones", ha explicado. "Creemos que esto sólo dañaría el proceso de negociaciones", ha argumentado.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha mostrado su deseo de que las conversaciones sean productivas. "Se retomarán hoy o mañana en Estambul, en persona, tras una serie de videoconferencias. Estamos interesados en que sean coronadas con resultados", ha explicado. Así, ha argumentado que el principal objetivo de Rusia "es el fin del asesinato de civiles en el Donbás, que ha durado ocho largos años mientras toda la progresista comunidad occidental mantenía silencio, sin hacer comentarios críticos pese a que todo el mundo vio bombardeos contra infraestructura civil, hospitales, guarderías, clínicas y edificios residenciales". 

Lavrov ha hecho hincapié en que Moscú busca que Ucrania "deje de estar dirigida por Occidente y la Otan". "Estamos obligados a asegurarnos de que Ucrania (...) deja de ser un país constantemente militarizado en el que se planean ubicar armas que amenazan a Rusia", ha dicho, según ha recogido la agencia de noticias TASS. 

En esta línea, ha apuntado que cree que "aún hay posibilidad de un acuerdo, dado que hay un entendimiento sobre los errores a largo plazo más groseros por parte de los socios occidentales, si bien por motivos obvios es poco probables que lo reconozcan de viva voz". 

Por otra parte, ha recalcado que un encuentro entre Putin y Zelenski "sería contraproducente" en estos momentos y ha reiterado que el mandatario ruso está abierto a celebrar esta reunión cuando "esté bien preparada" y haya avances en los contactos entre las delegaciones de ambos países.