Al menos 17 personas pierden la vida durante la jornada electoral de Irak

Al menos 17 personas murieron hoy por la explosión de varios artefactos durante las elecciones legislativas en Irak cerca de centros de votación, que también fueron atacados con proyectiles, según informaron a Efe fuentes de seguridad.

El estallido de una bomba en las proximidades de un colegio electoral en la aldea de Al Megdadiya, en la provincia oriental de Diyala, causó la muerte a tres civiles y heridas a siete.

Dos mujeres perdieron la vida también al explotar otro artefacto cerca de un centro de votación en la zona de Al Dabs, en la provincia de Kirkuk.

Fuentes de la Policía de Tikrit informaron a Efe de que un suicida se inmoló con un cinturón explosivo en un puesto de seguridad cerca de un colegio de la ciudad de Biyi. En este ataque, fallecieron seis personas (dos son policías) y otras dieciocho sufrieron heridas, cinco de ellas votantes.

Añadió que un general y dos de sus guardaespaldas murieron y otros cuatro policías resultaron heridos tras la explosión de dos bombas cerca de un centro de votación en el sur de Tikrit.

Una fuente policial de la provincia de Nínive explicó a Efe por su parte que las fuerzas de seguridad lograron abatir a tres atacantes cuando intentaban asaltar un centro de votación en la ciudad de Al Hader.

En esa misma provincia, al menos cuatro uniformados sufrieron heridas por el estallido de dos artefactos cerca de colegios electorales.

Varios proyectiles de mortero impactaron, además, en colegios electorales de la ciudad de Samarra, en la provincia de Salahedín, y en centros de votación de Diyala, sin causar víctimas.

Unos veinte millones y medio de iraquíes están llamados a las urnas, en las primeras elecciones desde la retirada definitiva de las tropas estadounidenses del país y las cuartas desde la caída del régimen de Sadam Husein en 2003.

La seguridad durante los comicios era una gran preocupación de las autoridades iraquíes, que habían diseñado un plan especial para evitar graves atentados.