Boris Johnson anuncia su dimisión como primer ministro británico

El primer ministro británico cede a la presión: trató de persuadir a su Ejecutivo para quedarse, pero fracasó. Ya son más de 50 los miembros de su Gobierno que han presentado su renuncia
Boris Johnson anuncia su dimisión. EFE
photo_camera Boris Johnson anuncia su dimisión. EFE

Boris Johnson anunció este jueves que dimite y que ha puesto en marcha el proceso para ser sustituido como líder del Partido Conservador británico y, por tanto, como primer ministro del Reino Unido. "Está claro que la voluntad del Partido Conservador en el Parlamento es que debería haber un nuevo líder del partido y por tanto un nuevo primer ministro", dijo en un mensaje a la nación a las puertas del número 10 de Downing Street, su residencia oficial.

Johnson, que apareció rodeado por sus más cercanos colaboradores, además de su mujer Carrie con una de sus hijas, subrayó que el proceso para reemplazarlo ya se ha iniciado y que la semana que viene se ofrecerá un calendario. Sin embargo, recordó que hasta que los conservadores elijan a un nuevo líder él seguirá al frente del Gobierno de forma interina, pese a que son muchos dentro y fuera de su partido que le reclaman que se marche ya.

Johnson indicó que habló con el presidente del Comité 1922 -que agrupa a los diputados tories sin cartera-, Graham Brady, para iniciar el proceso para sustituirle, ya que este comité es el encargado de establecer el calendario para la elección del "número uno" de la formación, que puede durar varios meses. Reconoció que en las últimas horas intentó convencer a su Gobierno de que sería "extraño" reemplazarlo ahora y lamentó haber "fracasado" en esas discusiones, al tiempo que admitió que "en política, nadie es imprescindible".

 

También dijo que se siente "inmensamente orgulloso" por los logros de su Gobierno, como el Brexit, la crisis de la pandemia y hacer frente a la agresión rusa en Ucrania. "Ser primer ministro es una educación en sí misma. He viajado por cada lugar del Reino Unido y he encontrado que mucha gente tenía una originalidad sin fronteras y estaba dispuesta a hacer frente a viejos problemas de distinta manera", añadió Johnson.

El todavía primer ministro cree que ahora habrá mucha gente que se sienta "aliviada", pero también muchos que se sientan "decepcionados", pero "así es la vida". "Incluso si las cosas pueden a veces parecer oscuras ahora, nuestro futuro juntos es dorado", añadió. 

En su breve discurso, Johnson agradeció a todos los votantes británicos que le dieron su apoyo en los comicios generales de 2019 y lamentó no poder cumplir con sus promesas electorales.

Johnson, que había ganado con mayoría las elecciones generales de 2019, aceptó presentar la dimisión después de que más de 50 miembros de su Ejecutivo renunciasen en protesta con su gestión y los escándalos que han salpicado al "premier" en los últimos meses. 

La noticia de su inminente dimisión saltaba este jueves por la mañana

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha aceptado dimitir tras el aluvión de renuncias en su Ejecutivo, en una conversación con el líder del grupo de diputados conservadores sin cartera, Graham Brady, según informa la BBC. 

Un portavoz de Downing Street, la oficina del primer ministro, que Johnson se dirigirá en un mensaje a la nación este jueves. Johnson habló con Brady, presidente del llamado Comité 1922, para decirle que aceptaba renunciar, y quedarse al frente de un Ejecutivo provisional hasta que los conservadores elijan a su nuevo líder.

El nombramiento de su sucesor al frente del partido tory (conservador), y por tanto del Ejecutivo británico, debería conocerse antes de que los conservadores celebren su congreso anual, previsto para octubre, dijo una fuente de Downing Street.

Cascada de dimisiones en su Gobierno

Justo esta mañana, el nuevo ministro británico de Economía, Nadhim Zahawi, pidió al primer ministro, Boris Johnson, que "haga lo correcto" y presente la dimisión, tras profundizarse la crisis en el Ejecutivo conservador del Reino Unido.

Zahawi, antiguo ministro de Educación, había sido designado por Johnson como responsable de Economía el pasado martes, después de que Rishi Sunak decidiera apartarse de esa cartera en protesta por la gestión del "premier" y los recientes escándalos.

"Esto es insostenible y empeorará para usted, para el Partido Conservador y, lo que es más importante, para todo el país. Debe hacer lo correcto y marcharse ahora", tuiteó Zahawi.

Poco después, la nueva ministra de Educación, Michelle Donelan, también presentó la renuncia, mientras son cada vez más las voces en el seno del Partido Conservador que piden la partida de Johnson.

Hasta este jueves, el primer ministro tory se negaba a dimitir. Johnson permanece en la residencia oficial de Downing Street, sin que hasta ahora sus portavoces se hayan pronunciado sobre los pasos a seguir.

Ya son más de 50 los miembros del Gobierno de Johnson que han presentado la dimisión y, según destacan los comentaristas, el primer ministro puede quedarse sin diputados que le apoyen dispuestos a ocupar las carteras que quedan vacantes.

Este jueves dimitió también el ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, quien dijo lamentar "profundamente" tener que dejar el Gobierno pero que de un Ejecutivo se espera "honestidad, integridad y mutuo respeto".

Además, renunciaron el secretario de Estado de Seguridad, Damian Hinds, y la secretaria de Estado del Tesoro, Helen Whately.

El ahora ex secretario de Estado de Seguridad pidió un cambio de liderazgo en el Partido Conservador por el bien del "país y la confianza en nuestra democracia".

En tanto, Helen Whateley reconoció que había apoyado las políticas de Johnson pero que se ha llegado al límite de las disculpas que ha dado el primer ministro al país por los escándalos.

Ante la actual crisis, el influyente Comité 1922, que agrupa a los diputados conservadores sin cartera, prepara una modificación de sus reglas para celebrar otra moción de censura interna contra Johnson a fin de forzar la salida del primer ministro.

Johnson argumenta que cuenta con un fuerte apoyo del electorado tras ganar por mayoría en las generales de 2019, pero el sistema político del Reino Unido exige que un líder de un partido puede formar gobierno si cuenta con el apoyo de su grupo parlamentario, algo que claramente ha quedado erosionado.