Un colegio matricula a cuatro ovejas para evitar el cierre de una clase

Los padres y madres de una escuela de Francia optaron por esa solución para llegar al cupo de alumnado exigido
Ovejas. PIXABAY
photo_camera Ovejas. PIXABAY

Matricular a ovejas como si fuesen unas estudiantes más. Es la imaginativa y curiosa solución que encontraron los padres y las madres de un colegio para cumplir con el cupo mínimo de alumnado exigido y evitar el cierre de una de sus cinco aulas. La historia sucedió hace unos días en un pueblo de la región de Lorena (Francia) y evidencia los problemas de natalidad y despoblación que sufren muchas regiones, también en el país galo.

Es una problemática que se da en muchos lugares, ya que los colegios se ven obligados a alcanzar un número determinado de alumnado para evitar que se supriman aulas o incluso una escuela entera. Y en un centro que da servicio a las localidades de Nitting, Voyer y Hermelange optaron por matricular a cuatro ovejas para llegar a los 98 escolares exigidos por el Ministerio de Educación francés.

John Deere, Valériane Deschamps, Phil Tondus y Marguerite Duprès son los nombres elegidos para matricular a las cuatro ovejas, criadas por uno de los padres del colegio. Con esa fórmula pretenden burlar la normativa: "Si cuentan a los niños como si fuesen ovejas, decidimos ir hasta el extremo del absurdo", aduce una de las madres y vicepresidenta de la Ampa.

Los escolares brindaron un recibimiento por todo lo alto a sus nuevas compañeras, que ya fueron trasladadas a una zona anexa al colegio.