Ocho años de trabajos forzados para los integrantes de 'El Arca de Zoé'

Alain Peligat, uno de los acusados por el caso del Arca de Zoé entra en el Palacio de Justicia en Yamena
photo_camera Alain Peligat, uno de los acusados por el caso del Arca de Zoé entra en el Palacio de Justicia en Yamena

La Corte criminal de Yamena condenó a 8 años de trabajos forzados a los seis ciudadanos franceses pertenecientes a la ONG 'El Arca de Zoé', que estaban imputados en este país por rapto de menores.

La Procuraduría General de Chad había solicitado una condena de entre 7 y 11 años de trabajos forzados para los seis acusados, además de una compensación total de 4.120 millones de francos cfa (unos 9 millones de dólares, 6,3 millones de euros) que, de ser abonados, serían repartidos entre los 103 niños que intentaban ser sacados del Chad para ser adoptados en Francia.

Los miembros de 'El Arca de Zoé' fueron arrestados el 25 de octubre pasado cuando, acompañados por tres periodistas, también franceses, intentaron sacar a 103 niños desde Abeché, en el este del Chad. Tras una ofensiva diplomática por parte de los gobiernos español y francés, y una espectacular visita del presidente galo, Nicolás Sarkozy, los tres periodistas franceses y los siete tripulantes españoles del avión utilizado fueron puestos en libertad en noviembre pasado.

Pruebas débiles

La defensa de los acusados sostuvo durante el juicio que la fiscalía no presentó pruebas que justifiquen los cargos levantados contra los acusados, y el abogado Jean Bernard Padaré había pedido su puesta en libertad.

El pasado 21 de diciembre, el dirigente de la organización no gubernamental, Eric le Breteau, calificó ante el tribunal su acción como una "legítima misión humanitaria para salvar a huérfanos de guerra". "Nuestra asociación actuó por motivos puramente humanitarios y en conformidad con la declaración universal de los derechos del hombre y la Convención de Ginebra de 1959", dijo Breteau.