Detienen a un exreportero del 'News of the World' al estar implicado en las escuchas

Neville Thurlbeck, exreportero jefe del clausurado News of the World, fue detenido hoy en Londres por supuesta intimidación de testigos en relación con el escándalo de las escuchas, confirmó Scotland Yard.

La detención del periodista se produce un día después de que la policía arrestara a otras seis personas relacionadas con los pinchazos de teléfonos móviles por parte del News of the World , entre las que se encontraba la exdirectora del periódico, Rebekah Brooks, y su marido, Charlie Brooks.

El exreportero jefe del tabloide, de 51 años, ya fue detenido el 5 de abril de 2011 por este caso, entonces por supuesta "interceptación ilegal", y en esta ocasión ha sido arrestado por un delito de "intimidación de testigos".

Hasta ahora más treinta empleados de los periódicos sensacionalistas News of the World y The Sun han sido detenidos y puestos en libertad bajo fianza tras ser interrogados como parte de la denominada operación Weeting, que investiga los pinchazos telefónicos y sobornos a la policía por parte de periodistas.

Thurlbeck, que fue despedido en septiembre del grupo editor del News of the World, compareció el pasado diciembre ante la comisión del juez Brian Leveson, que examina los estándares éticos de la prensa del Reino Unido a raíz de ese escándalo de los pinchazos telefónicos.

Entonces justificó "por su interés público" la publicación en su periódico de historias como el supuesto romance del futbolista David Beckham con su ayudante personal Rebecca Loos.

Thurlbeck argumentó que merecía publicarse porque el excapitán de la selección inglesa estaba muy patrocinado y promovía una imagen familiar de "feliz hombre moderno" que el periódico "expuso como una farsa".

Por su parte, James Murdoch, el expresidente ejecutivo de News International, propietaria del News of the World y de The Sun, reconoció hoy su culpa por no descubrir antes las escuchas por parte de los periodistas a su cargo.

En una carta dirigida a la Comisión de Cultura y Medios de Comunicación del Parlamento británico que investiga el caso, Murdoch negó que hubiera mentido en su intervención ante los diputados el pasado julio cuando dijo que no estaba "al corriente" de que las escuchas estaban muy extendidas.

"Aunque acepto mi responsabilidad por no descubrir antes la mala práctica, yo no mentí al Parlamento y las pruebas no llevan a ninguna otra conclusión", reza la misiva escrita por el hijo de Rupert Murdoch, que dimitió de su puesto el pasado mes.