Donald Trump, condenado a pagar más de 350 millones por fraude en su empresa familiar

El magistrado Arthur Engoron limitó también la capacidad del expresidente de Estados Unidos de hacer negocios en el estado de Nueva York durante los próximos tres años ► El exmandatario recurrirá el fallo 
Donald Trump, durante su discurso en Des Moines. JIM LO SCALZO (EFE)
photo_camera Donald Trump. JIM LO SCALZO (EFE)

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump (2017-2021) tendrá que pagar una multa de más de 350 millones de dólares (unos 324 millones de euros) por varios casos de fraude en su empresa familiar, la Organización Trump, según falló este viernes un juez en Nueva York.

El magistrado Arthur Engoron limitó también la capacidad del exmandatario de hacer negocios en el estado durante los próximos tres años

La multa se divide en varios cargos a Trump y a sus empresas (por un valor conjunto de 355 millones de dólares, unos 329 millones de euros), a sus dos hijos mayores (4 millones de dólares a cada uno, unos 3,7 millones de euros), y a un antiguo ejecutivo de la compañía (un millón de dólares, unos 928.000 euros), todos ellos acusados por la Fiscalía de inflar cifras de activos para lograr ventajas con aseguradoras y bancos. 

Engoron ya los había considerado a todos ellos responsables de fraude en una decisión sumaria, antes de que comenzara el juicio civil. "Su completa falta de arrepentimiento y remordimiento raya en lo patológico", llegó a escribir el magistrado en su decisión.

La Fiscalía del estado de Nueva York, liderada por la fiscal Letitia James, reclamaba que a Trump y a los dos ejecutivos acusados, Allen Weisselberg y Jeffrey McConey, se les impidiera "de por vida" participar en el sector inmobiliario o ejercer la dirección de "cualquier empresa o entidad legal" en el estado de Nueva York

Finalmente, Engoron decretó que Weisselberg y McConney no puedan tener nunca el control financiero de ninguna compañía de cualquier clase en Nueva York, y que Trump (además de los dos ejecutivos) no pueda ejercer como director de ninguna empresa o entidad legal durante tres años en el estado, o pedir préstamos de ninguna entidad registrada en Nueva York en el mismo período.

Esto tendrá efectos inmediatos, por ejemplo, en la Torre Trump, un complejo de hotel, restaurantes y galerías comerciales situada en la icónica Quinta Avenida neoyorquina.

Sin embargo, el juez decidió no ratificar la liquidación de las empresas del exmandatario que ordenó antes de que comenzara el juicio (esa decisión fue pausada entonces por un tribunal de apelaciones).

El veredicto, muy esperado por los medios en Estados Unidos, se demoró durante más de una semana, ya que estaba previsto que se conociera a finales de enero. 

El juicio duró unos dos meses, y en él se dirimieron seis cargos relacionados con la manipulación de cifras de activos en los documentos financieros de la Organización Trump para obtener ventajas con aseguradoras y bancos.

Trump califica la sentencia contra él de "ilegal y antiamericana"

Posteriormente, el expresidente de Estados Unidos reaccionó a la sentencia calificándola de "ilegal y antiamericana", además de "un absoluto FRAUDE". 

En su red social, Truth Social, Trump sostuvo su ya conocida acusación de que "el sistema de Justicia del estado de Nueva York, y de todo Estados Unidos, está bajo asalto de jueces partidistas, engañados y sesgados", ya que "los radicales hacen todo lo que pueden por expulsarme".

Carga además las tintas contra la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James (demócrata y de raza negra), a la que tilda de "corrupta y racista, obsesionada durante años con atrapar a Trump", y afirma que ella utilizó al juez Arthur Engoron para montar un proceso "contra mí, mi familia y mis tremendos negocios". 

Trump, que construyó su emporio desde la ciudad de Nueva York, recuerda este viernes la deuda que la Gran Manzana tiene con él: "Ayudé a Nueva York en la peor de sus épocas, y ahora, cuando la invaden violentas bandas de inmigrantes de Biden, los radicales hacen lo que pueden por expulsarme". 

Enumera a continuación los fallos que según él tuvo el proceso, como que "no hubo víctimas, ni daños, ni denuncias", además de que no se permitió que hubiera jurado ni que el caso fuera juzgado por un mero tribunal comercial.

El político republicano, favorito absoluto de su partido para la candidatura presidencial en los comicios de noviembre, augura además que el juez Engoron, que firmó la sentencia, "ya ha sido contradicho cuatro veces en este caso, y volverá a serlo" y, como suele ser costumbre en los últimos tiempos, califica lo sucedido de "INJERENCIA ELECTORAL".

Poco después de conocerse la decisión, una de sus abogadas adelantó que el exmandatario recurrirá el fallo.

Comentarios