El TC alemán decide hoy si considera legal la compra de bonos por parte del BCE

El Tribunal Constitucional (TC) alemán abre hoy una vista oral de dos días para evaluar si el programa de compra de bonos soberanos del Banco Central Europeo (BCE) anunciado el año pasado se adecuada a la carta magna de Alemania.

Tras las dos sesiones, en una fecha aún por determinar, el alto tribunal deberá decidir si, como alega el recurso suscrito por más de 37.000 ciudadanos alemanes, la medida propuesta por el presidente del BCE, Mario Draghi, excede el mandato de la autoridad monetaria e invade competencias nacionales.

El recurso pone en duda, entre otros, el programa Outright Monetary Transactions (OMT), la piedra angular de las iniciativas que lanzó el pasado verano Draghi con la frase "haremos todo lo posible", y cuyo mero anuncio sirvió para aplacar la especulación contra la deuda soberana de los países del sur de la eurozona.

El plan contempla la compra ilimitada de bonos en el mercado secundario por parte del BCE para reducir la presión especulativa sobre los títulos de deuda de países como España e Italia, a cambio de que estas naciones se comprometan a un severo programa de consolidación fiscal.

Sin llegar a ponerse en práctica, la iniciativa de Draghi ha logrado reducir con éxito los diferenciales de los bonos españoles e italianos con respecto de los alemanes, la denominada prima de riesgo, permitiendo que estos países se financien de forma más asequible.

No obstante, el programa ha generado una fuerte polémica en los países del norte de Europa y, especialmente, en Alemania, donde Draghi sólo logró sacarlo adelante tras presentárselo a puerta cerrada a la canciller federal, Angela Merkel, y obtener un plácet nunca público.

Los críticos argumentan que con esta iniciativa el BCE se arroga competencias que exceden su estricto mandato -que se ciñe a la política monetaria- y dispone, en último término y sin base legal, del dinero de los contribuyentes alemanes.

La asociación ¡Más democracia!, que interpuso el recurso ante el TC alemán y ha logrado el apoyo de conocidos políticos y economistas euroescépticos, considera que el BCE carece de "legitimación democrática" para acometer este plan. "Este es otro ejemplo más de la subrepticia transferencia de competencias a nivel comunitario sin su correspondiente fundamento jurídico", aseguró Roman Huber, director de ¡Más democracia!.

Uno de los más feroces detractores del plan Draghi ha sido el Bundesbank (banco central alemán), que aunque no se ha unido al recurso de inconstitucionalidad, sí que se ha expresado en repetidas ocasiones en contra de la propuesta del BCE.

De hecho, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, declarará mañana ante el TC como experto y se espera que fundamente sus reticencias, frente el alegato a favor del programa que tendrá que pronunciar el miembro alemán del Consejo del BCE, Jörg Asmussen.

Este economista señaló hoy en declaraciones al diario popular alemán Bild que la paralización del "programa de compra de bonos tendría graves consecuencias", evocando el "riesgo de reversibilidad", es decir una eventual ruptura de la eurozona.

El presidente del BCE no acudirá a la vista oral y se espera que sí esté presente en la sala el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.