Hallan los cuerpos de dos de los seis trabajadores que buscaban tras el derrumbe del puente de Baltimore

El FBI adelantó desde el principio de que no hay indicios de que se tratara de un atentado terrorista
Personal de rescate a orillas del río Patapsco, en Baltimore. EFE
photo_camera Personal de rescate a orillas del río Patapsco, en Baltimore. EFE

Las autoridades hallaron este miércoles los cuerpos sin vida de dos de los seis trabajadores que se dan por muertos al derrumbarse un puente de Baltimore (Maryland, EE.UU.) tras la embestida de un carguero que perdió el control.

Las víctimas son el mexicano Alejandro Fernández Fuentes, de 35 años, y el guatemalteco Dorlián Castillo Cabrera, de 26 años, anunció la Policía de Maryland en una rueda de prensa.

El jefe de la Policía estatal, Roland Butler, detalló que los cuerpos fueron encontrados dentro de una camioneta roja bajo el agua. Los familiares de ambas víctimas ya fueron informados del hallazgo de los restos.

Ambos formaban parte del grupo de ocho trabajadores de la construcción, todos latinoamericanos, que estaban tapando baches en el puente Francis Scott Key el martes de madrugada cuando el buque Dali embistió la infraestructura.

Dos de ellos fueron rescatados con vida, mientras que se presume que los otros seis fallecieron. Alejandro Fernández Fuentes y Dorlián Castillo Cabrera son los primeros cuerpos recuperados.

En cuanto a las nacionalidades de las seis víctimas, hay dos mexicanos, dos guatemaltecos, un hondureño y un salvadoreño.

Antes de la colisión, la tripulación del portacontenedores lanzó un aviso de emergencia, lo que permitió cortar la circulación de vehículos en el puente y evitar una tragedia mayor, según las autoridades. 

Aviso de emergencia

La empresa singapurense Synergy Group, que opera el carguero, confirmó que ninguno de los 22 tripulantes del navío resultó herido.

Antes de la colisión, la tripulación del portacontenedores lanzó un aviso de emergencia, lo que permitió a las autoridades cortar la circulación de vehículos en el puente y evitar una tragedia mayor.

El puente, que debe su nombre al poeta Francis Scott Key, autor de la letra del himno estadounidense, tenía 2,6 kilómetros de longitud y por él pasaban cada día unos 35.000 vehículos.​

Impacto económico y reconstrucción 

También hay en marcha una investigación sobre lo sucedido, aunque el FBI adelantó desde el principio de que no hay indicios de que se tratara de un atentado terrorista.

Además, el colapso del puente ha bloqueado indefinidamente el acceso al puerto de Baltimore, uno de los más importantes de Estados Unidos en el Atlántico, lo que entorpecerá el tráfico de carga y de pasajeros en la coste este del país y anticipa severas consecuencias económicas.

Inmortalizado en la serie de televisión The Wire, el puente fue inaugurado el 23 de marzo de 1977 y ha sido un pilar económico para la zona desde que fue erigido.

Joe Biden, este martes en una rueda de prensa en la Casa Blanca después del derrumbe del mayor puente de Baltimore. EFE
Joe Biden, este martes en una rueda de prensa en la Casa Blanca después del derrumbe del mayor puente de Baltimore. EFE

Por ello, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no tardó en reaccionar y anunció la reconstrucción del puente lo antes posible.

"He ordenado a mi equipo mover cielo y tierra para reabrir el puerto y reconstruir el puente tan pronto como sea humanamente posible", declaró el mandatario en un mensaje a la prensa en la Casa Blanca.