Israel mata a tres hijos y varios nietos de Ismail Haniyeh, líder de Hamás

El jefe del buró político de la organización recibió la noticia en Catar, donde lleva años exiliado
Una mujer palestina visita una tumba en un campamento de Gaza durante el primer día del Aíd al Fitr. HAITHAM IMAD (EFE)
photo_camera Una mujer palestina visita una tumba en un campamento de Gaza durante el primer día del Aíd al Fitr. HAITHAM IMAD (EFE)

Tres hijos del líder político de Hamás, Ismail Haniyeh, y varios de sus nietos murieron este miércoles en un bombardeo israelí en Gaza, según el grupo islamista. "Con este dolor y sangre creamos esperanza, un futuro y libertad para nuestro pueblo, nuestra causa y nuestra nación", dijo Haniyeh en un comunicado poco después de conocerse la noticia.

En las primeras horas, el Ejército israelí no reconoció el ataque, que tuvo lugar durante el Aíd al Fitr, o Fiesta del Ayuno, que marca el final del mes sagrado del ramadán.

 

En una entrevista con el medio catarí Al Yazira, el propio Haniyeh explicó que sus hijos estaban visitando a familiares en el campamento de refugiados de Al Shati, en el noroeste de la ciudad de Gaza, cuando fueron atacados.

El jefe del buró político de Hamás, que lleva años exiliado en Catar –donde se enteró de la noticia– y dirige el brazo político del grupo islamista, aseguró que al menos 60 miembros de su familia han muerto desde que comenzó la guerra en Gaza.

En un comunicado, el Gobierno gazatí confirmó que cinco personas murieron y varias más resultaron heridas en un ataque israelí a un coche donde viajaban varios hijos y nietos de Haniyeh, aunque no dio nombres.

"Pedimos a todos los países del mundo libre que detengan esta guerra agresiva poniendo presión a la ocupación criminal y acabando con su agresión constante contra nuestro pueblo palestino", dijo el grupo.

El ataque llega cuando Hamás se encuentra estudiando la última propuesta de tregua producto de las negociaciones en El Cairo, que según medios israelíes permitiría la liberación de 40 rehenes en Gaza a cambio de un alto el fuego temporal y la liberación de cientos de presos palestinos.

Sin embargo, el acuerdo no incluye el retorno de los palestinos desplazados a sus hogares o la retirada completa de las fuerzas israelíes, demandas clave del grupo islamista.