El jefe de espionaje ruso asegura que el piloto desertor asesinado en España era un "traidor"

 Maxim Kuzmínov fue asesinado a tiros el pasado 13 de febrero en un garaje de una urbanización de Villajoyosa (Alicante)
Maxim Kuzmínov, el piloto ruso que desertó en un helicóptero a Ucrania y fue asesinado en España. EFE
photo_camera Maxim Kuzmínov, el piloto ruso que desertó en un helicóptero a Ucrania y fue asesinado en España. EFE

El jefe del Servicio de Espionaje Exterior de Rusia, Serguéi Narishkin, ha asegurado este martes que Maxim Kuzmínov, el piloto ruso que desertó en un helicóptero a Ucrania y fue asesinado en España, era un "traidor".

"Este traidor y criminal se convirtió en un cadáver moral en el momento en que planeó su sucio y terrible crimen", ha dicho Narishkin, según ha informado la agencia oficial rusa RIA Nóvosti. Narishkin ha añadido: "En Rusia se suele decir: sobre los muertos o se habla bien o no se habla".

Cuando la televisión pública rusa informó en octubre sobre la deserción, el reportero adelantó que la orden de liquidar al piloto ya había sido impartida.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado durante su rueda de prensa telefónica diaria que no tiene conocimiento de que las autoridades españolas informaran a Moscú sobre lo ocurrido. Además, ha precisado que la muerte de Kuzmínov "no es un asunto" que figure en la agenda del Kremlin.

Kuzmínov fue asesinado a tiros el pasado 13 de febrero en un garaje de una urbanización de Villajoyosa (Alicante), según confirmaron este lunes a EFE fuentes próximas a la investigación.

Aunque la documentación que se encontró del fallecido no corresponde con la de Kuzmínov, porque acreditaba que era de un ucraniano de 33 años, las fuentes consultadas por EFE aclararon que se trata del piloto que desertó de las tropas rusas.

Este lunes, el medio ucraniano Kyiv Post informó también de que el representante de la inteligencia militar ucraniana (GUR), Andrí Yusov, confirmó la muerte del piloto, aunque no mencionó el lugar del hallazgo del cadáver.

Una fuente del GUR declaró a otro medio ucraniano, Ukrainska Pravda, que el piloto murió tiroteado y que cerca de su domicilio se encontró un coche calcinado que podría haber sido utilizado por los asesinos, extremo este último que coincide con lo ocurrido en España porque poco después se encontró en llamas el vehículo supuestamente usado por los agresores en su huida.

Según el GUR, Kuzmínov había decidido ir a vivir a España en vez de quedarse en Ucrania.

La deserción del ruso se dio a conocer en septiembre del año pasado cuando el GUR ucraniano publicó unas imágenes en las que el piloto, que entonces tenía 28 años, explicaba cómo fue contactado por la inteligencia militar enemiga, que le ofreció pasarse al lado ucraniano a cambio de dinero y protección.