Johnson rechaza dimitir tras ser multado con su mujer por sus fiestas en pandemia

El titular de Economía se enfrenta a llamamientos que piden su renuncia por su asistencia a las 'parties' ilegales en Downing Street en la época del confinamiento
Boris Johnson y su pareja, Carrie Symonds. EFE
photo_camera Boris Johnson y su pareja, Carrie Symonds. EFE

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su titular de Economía, Rishi Sunak, afrontaron llamamientos de dimisión tras confirmarse que han sido multados por la Policía por asistir a fiestas ilegales en Downing Street durante el confinamiento por la pandemia.

Carrie Johnson, la esposa del jefe del Gobierno y madre de sus dos hijos menores, también recibirá una sanción, entre una cincuentena de penalizaciones que ya ha emitido Scotland Yard.

La oposición política en bloque ha pedido el cese inmediato de Johnson y Sunak por haber engañado al electorado y al Parlamento, si bien el líder conservador está en una posición relativamente segura al contar con el apoyo de sus diputados, que aprueban su gestión durante la invasión rusa de Ucrania.

Johnson, que se ha convertido en el primer jefe de Gobierno en activo de Reino Unido en ser sancionado por romper la ley, expresó sus disculpas por haberse saltado las normas, pero alejó la posibilidad de renunciar al cargo.

"Quiero poder continuar con el mandato que tengo y abordar los problemas que afronta el país, asegurarme de que cumplimos con lo que espera la gente. Esa es mi prioridad", afirmó.

Las multas que tanto el primer ministro como su esposa ya han abonado ascienden a 50 libras cada uno (60 euros), según apuntan medios británicos.

El primer ministro y el llamado Canciller del Exchequer "han recibido notificaciones de que la Policía Metropolitana (Met) tiene intención de imponerles una multa " por quebrantar la normativa de los confinamientos, informó un portavoz gubernamental.

La Met precisó después que Johnson será sancionado por asistir el 19 de junio de 2020 en la Oficina del Gabinete a una fiesta por su 56 cumpleaños, presuntamente organizada por su esposa, quien se disculpó "sin reservas" por ese evento y admitió que ha pagado la sanción.

Scotland Yard indicó que ha remitido un total de más de 50 multas en relación con doce actos organizados en 2020 y 2021 tanto en Downing Street, donde se ubican la residencia y despacho oficiales del primer ministro, como en otros edificios gubernamentales, incluidos al menos tres a los que supuestamente asistió el jefe del Ejecutivo.

Lobby Akinnola, portavoz del grupo de familiares de fallecidos por el covid, afirmó que "es insostenible que permanezcan en el cargo".