Macron rechaza el gasoducto entre España y Francia

Rusia no reabrirá el Nord Stream hasta que Europa levante las sanciones
Instalaciones del gasoducto Nord Stream 1. Stefan Sauer/dpa
photo_camera Instalaciones del gasoducto Nord Stream 1. STEFAN SAUER

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó este lunes que no hacen falta nuevas interconexiones de gas con España porque las actuales están muy lejos de la saturación, y añadió que el proyecto del gasoducto MidCat no se justifica por motivos energéticos y ambientales.

Macron, durante una conferencia de prensa sobre energía, explicó que los dos gasoductos que unen actualmente los dos países, por el País Vasco y Navarra, están "infrautilizados", pues desde febrero se están utilizando al 53 %. Añadió que en agosto ha sido Francia la que ha exportado gas a España y no al contrario.

"No comprendo el problema a corto plazo que se intenta resolver. Si estuviéramos al 100 % de la utilización, diría lo contrario", precisó.

En cambio, se mostró a favor de "desarrollar las conexiones eléctricas con España" para la exportación a Europa de energía producida a partir de renovables, según dijo tras una conversación con el canciller alemán, Olaf Scholz, sobre la situación energética de Europa.

Además, advirtió de que en Francia "hay mucha oposición ambiental, que no deja de tener fundamento", lo que complicaría llevar a cabo el proyecto.

Respecto a la propuesta española de que el gasoducto se construya para poder transportar en el futuro hidrógeno verde, señaló que los expertos consideran que harían falta "fuertes inversiones" para adaptar la infraestructura con ese fin.

"Algunos me dicen incluso que sería aberrante transportar hidrógeno de España a Francia o Alemania", recalcó. Lo que tendría más sentido –aclaró– es exportar electricidad renovable de España a Francia o a otros países europeos para que fuera allí donde esa electricidad se transformara en hidrógeno.

"No estoy convencido de que hagan falta más interconexiones de gas", resumió su postura Macron, quien recalcó que esa conclusión se asienta en "hechos", no en "política". "Queremos desarrollar todas las interconexiones que tienen sentido", subrayó.

Esa fue su explicación en respuesta a una pregunta sobre si Francia considera definitivamente enterrado el proyecto del gasoducto MidCat que en las últimas semanas han intentado revivir Alemania, Portugal y sobre todo España, con la idea de convertirse en una plataforma de exportación de gas al resto de Europa gracias a sus terminales de regasificación.

No obstante, recalcó que Francia "es un país cooperativo", y que "si hay hechos que corrigen lo que digo ahora, modificaré mi posición". Hizo notar que en la videoconferencia de hoy cuando habló de este tema con el canciller alemán, "Scholz no me ha dado hechos diferentes".

El MidCat, con el que se preveía la construcción de una nueva interconexión entre España y Francia por Cataluña, ya había sido archivado en 2019 por falta de rentabilidad.

Para París, no sólo sería muy costoso (más de 3.000 millones de euros), sino que su puesta en marcha tardaría años y no permitiría afrontar la crisis energética actual provocada por la guerra en Ucrania. Además, resulta difícilmente justificable ahora que la UE pretende prescindir a medio plazo de los hidrocarburos para apostar por las renovables.