Marruecos dice a Haidar que pida un pasaporte argelino

haidar_bebe_col1.jpg
photo_camera haidar_bebe_col1.jpg

Representantes del Gobierno marroquí han iniciado una campaña por territorio y medios de comunicación españoles para dar publicidad a su versión sobre lo que está ocurriendo con la independentista saharaiu, Aminatou Haidar.

Así, el martes llegó a Barcelona el presidente de la Cámara de Representantes de Marruecos, Mustafá Mansouri, para comunicar a los políticos y a la sociedad catalana la versión marroquí del conflicto.

Por una parte, Mansouri, se ha mostrado confiado en que el caso Haidar no dañará las relaciones entre España y Marruecos, aunque estas pasen por ''momentos de tensión''. Para Mansouri se trata de un asunto humanitario que no ha causado problemas para las relaciones entre ambos países.

Según la versión marroquí de la situación de la activista detrás de ella se encuentran las presiones del Frente Polisario y de Argel, a quienes acusa de boicotear el proceso de autonomía que Rabat quiere para el Sáhara Occidental. El Polisario siempre ha defendido la convocatoria de un referendum de autodeterminación auspiciado por la ONU.

Pasaporte argelino
''Marruecos no puede dar un pasaporte a una persona que no se cree marroquí'', así de contundete se ha mostrado el ministro delegado ante el primer ministro para asuntos económicos y generales, Nikar Barka. Éste agregó que Haidar solicite uno ''argelino o de otro país'' que suela ofrecérselo al Frente Polisario.

''Lamentamos lo que le está ocurriendo en el plano humano pero la responsabilidad es de ella'', insistió Baraka, ''ha rechazado la nacionalidad y el pasaporte marroquí y también ha rechazado todas las propuestas que le ha hecho el Gobierno español''.

También quiso destacar que las relaciones entre España y Marruecos con esta crisis no han sufrido contratiempos. Ha puesto de relieve que entre ambos países existen actualmente ''unas relaciones muy fuertes'' y una ''confianza mutua que han permitido resultados claros''.

Aumento de la represión en el Sáhara
Desde el Sáhara Occidental también se alzan voces para anunciar lo que está aconteciendo en este territorio, revelando que el caso Haidar no se trata de un conflicto aislado. Así, varios activistas saharauis han denunciado el martes el incremento de la ''represión'' contra el colectivo que apoya la autodeterminación de la antigua colonia española.

Para Bachir Lejfawni, miembro de la Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de los Derechos Humanos (ASVDH), el discurso lanzado el pasado 6 de noviembre con motivo de la Marcha Verde supuso una ''nueva mano de hierro'' en la situación vivida tanto por ellos como por sus familiares. En esas palabras el monarca afirmaba que no renunciaría ''ni a un grano de arena de nuestro Sáhara'' creía en la existencia de una ''conspiración'' por parte de saharauis para minar el plan de autonomía.

A juicio del colaborador de la organización Human Rights Watch (HRW) Brahim Elawsari, los nombres más conocidos que primero han sido objeto de ese aumento de la presión son Aminatu Haidar y los siete activistas detenidos hace dos meses tras visitar en Argelia la capital y los campos de refugiados saharauis de Tinduf y que fueron detenidos en Casablanca.

Pero añade que ''la situación no se resume'' en esas ocho personas, que según él no era la primera vez que renegaban de la nacionalidad marroquí o visitaban esas zonas, y destaca que ''hay otros a los que se les han confiscado los pasaportes, están vigilados y han sido o van a ser juzgados por participar en manifestaciones''.

En las calles de El Aaiún la tranquilidad es fruto, según el colaborador de HRW, de que ''las autoridades ya no dejan ni manifestarse'' y se recurre a llamamientos a ''huelgas de hambre puntuales u otras medidas simbólicas''.

Comentarios