El menor británico hallado en Francia será entregado este sábado a su abuela materna

El joven, Alex Batty, vivía en una "comunidad espiritual" aislada del mundo desde su rapto y desaparición en 2017
Alex Batty. DP
photo_camera Alex Batty. DP

El joven británico de 17 años Alex Batty, que fue encontrado en Francia tras haber sido raptado durante seis años por su madre y su abuelo sin tener la custodia, vivía en una "comunidad espiritual" alejada del mundo.

Batty será probablemente entregado este sábado a su abuela materna, explicó Antoine Leroy, fiscal adjunto de Toulouse, en una conferencia de prensa para explicar los detalles del caso.

El joven pasó estos seis años llevando una vida "itinerante" entre Marruecos, España y Francia, en grupos de "gran movilidad" que formaban una "comunidad espiritual", aunque no se pueden definir como "una secta", añadió.

Leroy detalló que la madre se lo llevó a España después de que la justicia británica le diera la custodia a su abuela, que consideraba que su hija era inestable.

El joven estuvo seis años viviendo en casas grandes aisladas, equipadas con paneles solares y en las que habitaban varias familias.

Los habitantes de esas casas hacían mucha meditación y creían en la reencarnación y en la inexistencia del mundo real, añadió el fiscal adjunto.

Sin embargo, relató que Alex nunca estuvo encerrado o secuestrado, y que no sufrió malos tratos o violencia física.

Leroy explicó que su madre quería llevarle a Finlandia, por lo que Alex "comprendió que su periplo había terminado" y se fugó.

Pasó cuatro días caminando por las noches y durmiendo de día hasta que fue recogido el pasado miércoles en la carretera por un joven estudiante de 26 años que trabaja llevando pedidos de farmacias en las cercanías de Toulouse (sur).

Batty, que no sabe francés, le dijo en inglés que le buscaban las autoridades, por lo que el estudiante llamó a la policía para entregarlo.

El estudiante que lo encontró, Fabien Accidini, explicó hoy a BFM que encontró a un Alex hambriento y sediento que le contó en inglés su periplo, tras lo cual intentó contactar con las autoridades consulares británicas antes de recurrir a la policía.

Leroy detalló que Alex tiene "un buen estado de salud" y no ha denunciado haber sufrido violencia física.

El fiscal adjunto describió al joven como alguien con una "inteligencia normal", pero que no estuvo escolarizado en estos últimos seis años y que no sabe francés. 

Añadió que en Francia no habrá investigación judicial sobre el caso, puesto que ya hay abierta una en el Reino Unido

Alex Batty habló en la noche del jueves con su abuela, Susan Caruana, quien declaró a medios británicos que está encantada de haber encontrado a su nieto.

El joven, su madre y su abuelo partieron de la zona de Manchester (norte de Inglaterra) el 30 de septiembre de 2017 hacia Marbella, y el niño fue visto por última vez en el Puerto de Málaga el 8 de octubre, cuando se esperaba su regreso.