Conmoción mundial tras el fallecimiento en la cárcel del opositor ruso Alexéi Navalni

Estados Unidos apunta a la "brutalidad" de Putin ► Sánchez lamenta que estuviese el bloguero y abogado "injustamente encarcelado"
Navalni. AEP
photo_camera Navalni. AEP

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, murió este viernes de manera repentina en la prisión ártica en la que se encontraba desde diciembre pasado, según informaron los servicios penitenciarios de Rusia.

"Se le practicaron los necesarios procedimientos de reanimación, que no dieron ningún resultado. Los médicos de urgencias constataron la muerte del condenado. Se están estableciendo las causas del fallecimiento", señala el comunicado oficial sobre el deceso de Navalni, de 47 años. 

Bloguero, abogado anticorrupción y organizador de las mayores protestas antigubernamentales desde la caída de la URSS, Alexéi Navalni era tembién el enemigo número uno del presidente ruso, Vladímir Putin.

"Vladímir el envenenador", así es como Navalni llamó en febrero de 2021 al jefe del Kremlin durante el primero de los juicios en su contra, procesos políticos criticados por la oposición rusa y Occidente.

Era el faro de la primera generación libre en la historia de Rusia. El Kremlin era tan consciente de ello que. en medio de la campaña militar en Ucrania, la Justicia rusa le impuso la última de sus penas, con lo que sumaba casi 30 años de cárcel.

Ucrania, una guerra criminal

La cárcel no impidió que Navalni condenara abiertamente lo que llamó "guerra criminal" en Ucrania, cuyo único objetivo, según el opositor, es permitir que Putin "conserve el poder".

También arremetió contra la movilización parcial decretada por el jefe del Kremlin, cuyo objetivo sería "involucrar al mayor número de gente" en el crimen y "manchar de sangre a cientos de miles de personas".

Además, afirmó que "Putin está perdiendo" y pronosticó "una enorme cantidad de muertes (...) en la trituradora de la guerra". Aprovechó la impopularidad del conflicto para reactivar su movimiento político, proscrito por "extremista", con el lema "ninguna guerra, ninguna movilización, libertad para Navalni".

Novichok y condena de cárcel

La paciencia del Kremlin con Navalni se terminó en agosto de 2020. Entonces, según la oposición extraparlamentaria, las autoridades dijeron basta y decidieron eliminar al político ruso con mayor tirón en Occidente.

"Putin ordenó mi asesinato", dijo Navalni tras recuperarse en Alemania del envenenamiento con un agente tóxico de la familia Novichok.

La operación secreta de los servicios especiales salió rematadamente mal y Navalni volvió a mediados de enero de 2021 a Rusia cual ave fénix para desafiar al líder ruso.

Pero el Kremlin le estaba esperando. Las autoridades aprovecharon su negativa a personarse ante la autoridades por un antiguo caso penal para enviarle a prisión.

De esta forma, Putin se libraba de otro enemigo como ocurriera en su momento con el hombre más rico de Rusia, Mijaíl Jodorkovski, encarcelado en Siberia (2003), o el opositor Boris Nemtsov, asesinado frente al Kremlin en 2015.

Navalni era el opositor con más gancho electoral, pero tras ser víctima de un intento de asesinato a manos del Servicio Federal de Seguridad (FSB) se convirtió en una celebridad en el exterior.

Hasta entonces, ese honor, el envenenamiento con agentes tóxicos, había estado reservado casi exclusivamente para antiguos espías del FSB que se habían pasado al enemigo, como Skripal o Litvinenko.

Reacciones | Estados Unidos apunta a Putin

 La vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris, afirmó que Rusia es "responsable" de la muerte de Navalni, que a su juicio es otra señal de la "brutalidad" del presidente Vladímir Putin.

"Si se confirma, esto sería una señal más de la brutalidad de Putin. Cualquiera que sea la historia que cuenten, dejemos claro que Rusia es responsable", señaló Harris al inicio de su intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich, en la que, según dijo, estaba la esposa del opositor ruso, Yulia Navalnaya. 

 El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado estar "conmocionado" por la muerte este viernes en prisión del líder opositor ruso, tras haber sido "injustamente encarcelado por el régimen de Putin por su defensa de los derechos humanos y la democracia".

"Mis condolencias a su familia y amigos y a todos los que en Rusia defienden los valores democráticos y pagan por ello el más alto de los precios", ha añadido en su cuenta de la red social X.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró este viernes que la muerte del opositor ruso es "un sombrío recordatorio de lo que son Putin y su régimen".