sábado. 26.09.2020 |
El tiempo
sábado. 26.09.2020
El tiempo

Una mujer logra abrazar a su hijo diez días después de dar a luz en coma con covid-19

La madre, en silla de ruedas y con su bebé en brazos. YOUTUBE
La madre, en silla de ruedas y con su bebé en brazos. YOUTUBE
Yanira Soriano, de 36 años, entró al parto sin apenas poder respirar por el coronavirus

"Todos sentimos levantarse un enorme peso cuando la vimos conocer a su bebé". Así resume el jefe de ginecología del hospital Southside, en Long Island (Nueva York), el desenlace "milagroso" de una paciente que ingresó con covid-19 embarazada de 34 semanas y tuvo que someterse a una cesárea de emergencia en un coma inducido. En entrevista telefónica con Efe, el doctor Ben Schwartz relató la historia de Yanira Soriano, de 36 años, una madre de tres hijos que este miércoles vio y tuvo en brazos por primera vez a su pequeño Walter tras dar a luz el pasado 3 de abril conectada a un respirador, una dura decisión en la que su equipo tuvo "miedo de que fuera a morir", según admitió. 

Cuando Soriano llevaba tres días en la Uci, "hubo una discusión en el hospital sobre si debería parir tan pronto, a las 34 semanas y media, pero su condición empezó a empeorar. No podía respirar, necesitaba oxígeno", recordó el jefe de ginecología, un situación en la que los profesionales también temieron que el "bebé pudiera quedar lesionado y quizás no sobrevivir". 

Hubo una discusión sobre si debía parir tan pronto, a las 34 semanas y media, pero la situación iba a peor

"Mientras decidíamos inducirla al parto, se puso peor y peor, y tuvimos que llevarla de emergencia para una cesárea y ponerla en un coma inducido. El bebé nació sin que la madre estuviera despierta y los pediatras lo cuidaron. Estuvo increíble y lo transferimos a observación, pero su madre antes del coma estaba muy enferma", explicó con seriedad. 

Los farmacéuticos del hospital situado en Bay Side, a una hora de la ciudad de Nueva York, le dieron "medicamentos que actualmente se están investigando" y la mujer mejoró rápidamente: "Fuera por eso o por el tiempo que pasó, sus condiciones mejoraron y finalmente la pudimos desconectar del respirador, y en poco tiempo le dimos el alta". 

Todo el mundo en el hospital conocía a la paciente, puso de su parte y se llevó una gran alegría cuando la vio con el bebé

Schwartz consideró "milagroso" el desenlace de su paciente, a la que todo el mundo conocía en el hospital, desde los cocineros hasta los guardias de seguridad y los médicos de otros departamentos, y destacó "que todos pusieron de su parte en el cuidado de la joven, por lo que sentimos un alivio enorme al verla conocer a su hijo".  

UNA VICTORIA VIRAL. Un vídeo en el que Soriano, en silla de ruedas, sale por la puerta del centro sanitario entre aplausos y observa con ternura a Walter al sostenerlo por primera vez, probablemente sonriendo tras las mascarilla, ha corrido como la pólvora en las redes sociales y para Schwartz muestra la "victoria" de esta madre contra el virus y, sobre todo, la de quienes la atendieron.


Una mujer logra abrazar a su hijo diez días después de dar a luz en...
Comentarios