Portugal prohibirá fumar en el interior de la mayoría de locales en 2023

El país luso, en el que todavía se permite fumar en el interior de algunos bares, endurecerá la norma y relegará el espacio de humo a las terrazas
Una terraza en Lisboa. AEP
photo_camera Una terraza en Lisboa. AEP

Portugal, país que todavía permite fumar en el interior de algunos bares, restaurantes y establecimientos de ocio nocturno, endurecerá su normativa con una nueva que entrará en vigor en enero de 2023 y que prácticamente relegará las zonas de fumadores a las terrazas.

Los locales que quieran mantener un espacio para fumadores en su interior deberán disponer de al menos 100 metros cuadrados y 3 metros de distancia entre suelo y techo, además de una antesala con un mínimo de 4 metros cuadrados "debidamente ventilada y con puertas automáticas".

También deberán cumplir decenas de instrucciones sobre sistemas de ventilación, limpieza y manutención con los que mantener dichos espacios, según una nueva normativa publicada hoy en el Diario de la República (DRE).

Esta normativa, que fue aprobada en 2015, incluía una moratoria que permitía atrasar su aplicación hasta diciembre de 2020, que fue alargada por la pandemia del coronavirus. 

Este jueves, en un texto difundido por los Ministerios de Salud y Economía de Portugal en el DRE, han divulgado la nueva fecha.

Esta nueva normativa relegará prácticamente todas las zonas de fumadores en la restauración y el ocio nocturno a las terrazas, como apuntó en declaraciones a EFE el presidente de la Asociación Portuguesa de Bares, Discotecas y Animadores, Ricardo Tavares.

A su juicio, los costes que acarrearán estos nuevos requisitos solo permitirán habilitar espacios interiores en instalaciones como centros comerciales y aeropuertos. 

Por otra parte, el sector de la restauración y el ocio nocturno se verá obligado a depender de las terrazas para dejar fumar, una decisión que Tavares no ve mal si el Gobierno y los ayuntamientos otorgan las licencias necesarias para compensar el cierre de las zonas de fumadores.

"Yo creo que el Gobierno tendrá que dar el mayor número de terrazas posibles y licencias de espacios exteriores para que quien quiera fumar pueda ir a fumar. En el interior, como ya ocurre en toda Europa y el mundo, estará prohibido fumar", aclaró.

El sector se mantiene a la espera de poner fecha a una reunión con el Gobierno para analizar los principales retos y necesidades que surgirán con la implementación de esta norma.

Actualmente, en Portugal se permite fumar en cafeterías, bares y restaurantes con un espacio inferior a 100 metros cuadrados, mientras que en los locales con una superficie superior y en oficinas y hospitales sólo se acepta si existe un área habilitada para ello.
De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud, difundida en 2019, el 17 % de la población portuguesa a partir de los 15 años es fumadora, siendo el 14,2 % fumadora diaria.