Putin amenaza con "armas nucleares" si la Otan envía militares a Ucrania

El máximo mandatario de Rusia asegura que tienen armamento capaz de "alcanzar objetivos en sus territorios" ► El líder ruso liga su futuro y el de su país a una victoria en la guerra de Ucrania

 

El presidente ruso, Vladímir Putin, durante su intervención. SERGEI ILNITSKY (EFE)
photo_camera El presidente ruso, Vladímir Putin, durante su intervención. SERGEI ILNITSKY (EFE)

El presidente ruso, Vladímir Putin, ligó este jueves estrechamente su futuro y el de su país a la victoria en la guerra en Ucrania durante un discurso sobre el estado de la nación en el que también advirtió a la Otan de consecuencias "trágicas" si despliega tropas en el país vecino.

"La implementación de todos los planes desglosados hoy depende directamente de nuestros soldados, oficiales, voluntarios, todo el personal militar que ahora combate en el frente. De la valentía y determinación de nuestros compañeros de batallas que defienden la Patria", dijo al dirigirse a ambas cámaras del Parlamento.

La intervención, con la que marcó un nuevo récord desde su ascenso al Kremlin en el año 2000 al explayarse durante dos horas y seis minutos, fue proyectada en los cines en diferentes regiones de Rusia en el marco de la campaña electoral.

Putin pronunció el discurso más importante del año en víspera de los funerales del líder opositor ruso, Alexéi Navalni, de cuya muerte en prisión hace dos semanas le responsabilizan la familia, la oposición y Occidente.

Amenazas a la Otan

Al principio de su intervención, Putin cargó contra la Otan, a cuyos países miembros acusó de olvidar lo que es la guerra y de provocar "los conflictos en Ucrania, Oriente Medio y otras regiones del mundo".

"Han empezado a hablar sobre la posibilidad de enviar a Ucrania contingentes militares de la Otan, pero recordamos la suerte de aquellos que en su momento enviaron tropas al territorio de nuestro país y ahora las consecuencias para los posibles intervencionistas serán mucho más trágicas", resaltó.

Putin subrayó que las potencias occidentales deben entender que Rusia "también tiene armas que pueden alcanzar objetivos en sus territorios". "Todo lo que se les ocurre ahora, con lo que asustan al mundo entero, todo esto supone el riesgo de un conflicto con armas nucleares y, por lo tanto, la destrucción de la civilización", afirmó.

A su vez, descartó que Occidente vaya a tener éxito con el viejo "truco" de que Rusia se vea enfrascada en una funesta carrera armamentista, a lo que la URSS dedicó el 13% del Producto Interior Bruto, cuando Moscú asignará a defensa un 6% en 2024.

"Y siguen mintiendo. Ahora, sin ningún pudor, aseguran que Rusia supuestamente se propone atacar Europa. Pero nosotros sabemos bien que se trata de simples disparates", afirmó, aunque sí llamó a reforzar el distrito militar occidental para "neutralizar la amenaza" que supone el ingreso de Finlandia y Suecia en la Otan.

La victoria como objetivo vital

Putin, que pidió guardar un minuto de silencio en memoria de los caídosmás de 300.000 bajas, según la Otan–, subrayó que los soldados crean "las condiciones absolutamente necesarias para el futuro del país y su desarrollo".

"Nosotros somos una gran familia (...). Creo en nuestras victorias y éxitos, creo en el futuro de Rusia", proclamó frente a altos funcionarios, líderes religiosos y personalidades de la cultura, que le aplaudieron profusamente.

Vladímir Putin
"No fue Rusia la que comenzó la guerra, pero haremos todo lo posible para terminarla, erradicar el nazismo y cumplir con los objetivos de la operación militar especial"

A su vez, subrayó que las unidades rusas "mantienen firmemente la iniciativa" y "están avanzando con seguridad en una serie de áreas y liberando cada vez más territorios", en alusión a las localidades tomadas en las últimas semanas en la región de Donetsk, en especial el estratégico bastión de Avdivka.

"No fue Rusia la que comenzó la guerra, pero nosotros haremos todo lo posible para terminarla, erradicar el nazismo y cumplir con los objetivos de la operación militar especial", aventuró.

Promesas electorales

Putin, que tiene una intención de voto del 79%, dedicó la práctica totalidad del discurso a realizar promesas electorales de cara a las presidenciales del 17 de marzo en las que buscará la reelección para un quinto mandato de seis años.

Para ello, prometió que hasta 2030 el Gobierno destinará al menos 75.000 millones de rublos (825 millones de dólares) a las 39 regiones rusas con menores índices de natalidad y propuso elevar el salario mínimo hasta los 35.000 rublos (casi 400 dólares) mensuales.

"El apoyo a las familias con hijos en nuestra elección moral fundamental. Las familias numerosas deben convertirse en la norma de la filosofía de vida de nuestra sociedad, la directriz de toda nuestra estrategia estatal", declaró.

Al mismo tiempo, aunque insiste en que la economía nacional –la más grande de Europa por paridad adquisitiva, según Putin– ha resistido el embate de las sanciones occidentales, cifró en 13 millones el número de pobres, el 9% de la población.

Comentarios