Represión en Estados Unidos: ataque policial contra las manifestaciones en los campus

Los agentes detienen a decenas de personas que protestan contra el genocidio israelí en Gaza
Uno de los estudiantes de Estados Unidos arrestados por la Policía. GENE BLEVINS
photo_camera Uno de los estudiantes de Estados Unidos arrestados por la Policía. GENE BLEVINS

Agentes de la policía practicaron este jueves decenas de detenciones en Estados Unidos —muchas a estudiantes, aunque aún no se han dado cifras oficiales al respecto— tras irrumpir en el campamento propalestino instalado en la Universidad de California (UCLA) en Los Ángeles.

Según medios locales, decenas de oficiales llegaron al campamento universitario y se enfrentaron a cientos de manifestantes mientras trataban de eliminar barreras metálicas y de madera y otros objetos que impedían el acceso.

La actuación de los agentes se inició en la madrugada del miércoles al jueves, cuando la policía lanzó bengalas sobre el campamento que provocaron fuertes explosiones, según Los Angeles Times.

La CNN informó de varios intentos policiales previos para penetrar en la zona donde permanecían atrincherados los manifestantes sin éxito y de que en el operativo participaron unidades del servicio de operaciones especiales.

En los videos a los que tuvo acceso la cadena se puede ver a los policías con equipos antidisturbios, cascos, máscaras antigás, bridas y preparando sus porras cuando entraban al campamento de los manifestantes que protestan por la guerra de Israel en Gaza.

Algunos de los manifestantes se arrodillaron en el suelo con los brazos atados a la espalda mientras los agentes los detenían y continuaban sacando a más personas fuera del campamento, asegura la CNN. Los detenidos fueron trasladados en autobuses que fueron dispuestos cerca del campus universitario californiano.

Los incidentes se produjeron después de que durante toda la noche los acampados se negaran a abandonar las instalaciones de UCLA como les habían pedido las autoridades.

La UCLA canceló este miércoles sus clases tras la intervención policial del campus sucedida durante la madrugada de ese día para frenar los enfrentamientos violentos entre grupos de manifestantes proisraelíes y los que reclaman parar la guerra en Gaza.

El centro educativo comunicó a los estudiantes, a través de un correo electrónico, la cancelación de todas las clases de el pasado miércoles y les informó de que los agentes de la policía permanecerían en los edificios principales, junto al campamento.

La policía fue desplegada a primera hora del miércoles "debido a múltiples actos de violencia dentro del gran campamento (montado por los manifestantes propalestinos) en su campus", según informó el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) en redes sociales.

La intervención se produjo después de que grupos de manifestantes proisraelíes vestidos de negro y con máscaras blancas se enfrentaran la noche el miércoles a los estudiantes instalados en un campamento en el recinto de la universidad para protestar por la guerra de Israel contra Hamás en Gaza.

La actuación policial en Los Ángeles se suma a los incidentes similares que durante los últimos días han tenido lugar en decenas de universidades de todo Estados Unidos y que se han saldado con varios cientos de detenciones, los más graves ocurridos en la Columbia (Nueva York) y en Wisconsin. Durante la noche del miércoles, al menos 20 personas comparecieron ante un tribunal de Nueva York del total de 282 detenidas en la Universidad de Columbia y en el City College de Nueva York en el desalojo de sus respectivos campus.

Según el Departamento de Policía de Nueva York que intervino en la noche del martes a petición de la rectora de Columbia, casi la mitad de los arrestados (134) no tienen relación con las universidades, lo que abonaría las denuncias de las instituciones y hasta del propio alcalde de Nueva York, el demócrata Eric Adams, sobre la participación de personas ajenas a los campus.

Los campamentos se mantienen en más de 40 universidades de todo el país, a pesar del desalojo del que fuera su epicentro, Columbia, al que se suma ahora el de la UCLA.

Comentarios