Trump, culpable de falsificar documentos para tapar su aventura con una actriz porno

"El juicio fue un amaño y una gran vergüenza", declaró el expresidente de Estados Unidos y candidato republicano en las próximas elecciones de noviembre
Donald Trump, visiblemente molesto tras escuchar el veredicto. EFE
photo_camera Donald Trump, visiblemente molesto tras escuchar el veredicto. EFE

Los doce jurados, siete hombres y cinco mujeres, del juicio penal en Nueva York contra el expresidente de EE.UU. Donald Trump (2017-2021) determinaron este jueves que el magnate es "culpable" de los cargos por delitos graves de falsificación de registros comerciales para proteger su carrera presidencial en 2016.

El exmandatario afrontaba 34 cargos por delitos graves de falsificación de registros comerciales, todos relacionados con el reembolso a su abogado por pagar en 2016 un total de 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels para silenciar una supuesta relación sexual en 2006.

Trump, que este jueves apareció con una corbata azul y un pin con la bandera de Estados Unidos, recibió la noticia con el ceño fruncido y cara triste.

En la calle, junto al tribunal, los partidarios y detractores de Trump se enzarzaron en algunos casos en peleas a gritos, pero sin llegar a la violencia, desde que se hizo público el veredicto. Algunos lloraban pero otros vitoreaban a la Justicia. Los dos grupos permanecían separados por vallas.

Él siempre ha defendido su inocencia y ha calificado en múltiples ocasiones este proceso como una caza de brujas que busca interferir en su campaña por las presidenciales de noviembre próximo, donde ya es el virtual candidato republicano y se enfrentará al presidente actual, el demócrata Joe Biden.

El republicano, de 77 años, se convirtió en el primer exmandatario de la historia de EE.UU. en ser condenado en un juicio penal, así como en el primer candidato de un partido importante que se postula a la presidencia siendo declarado un delincuente.

El juez Juan Merchan agradeció al jurado, que deliberó el caso durante doce horas, su trabajo y atención durante este mes y medio que han estado lejos de su familia y trabajo.

"El veredicto real lo dará el 5 de noviembre el pueblo de Estados Unidos"

El expresidente de EE.UU. Donald Trump, tras ser declarado culpable de todos los cargos este jueves en el juicio penal en su contra en Nueva York, arremetió contra el proceso y lo calificó de "amaño" y una "vergüenza" y consideró que los votantes le darán un "veredicto real" en las próximas elecciones.

"El juicio fue un amaño y una gran vergüenza. El veredicto real lo dará el 5 de noviembre el pueblo de Estados Unidos", declaró el precandidato presidencial republicano a la prensa a las puertas de la sala, con semblante cansado y serio, arremetiendo como otras veces contra el juez y clamando contra una supuesta persecución política.

Con una visible falta de energía, Trump aseguró que seguirá "luchando" y aprovechó para lanzar algunos de sus temas de campaña: "Ya no tenemos el mismo país, tenemos el desastre de (el presidente Joe) Biden. Estamos en declive, con millones de personas colándose desde prisiones e instituciones mentales, terroristas apoderándose del país".

La sentencia contra Trump se conocerá el 11 de julio: desde la libertad condicional hasta cuatro años de cárcel

La sentencia contra el expresidente Donald Trump se conocerá el 11 de julio próximo.

Tras escuchar el veredicto de culpabilidad del jurado, el juez Juan Merchan comunicó que dará lectura a la sentencia el día 11 de julio, es decir, exactamente seis semanas a partir de hoy. 

Esa fecha coincide casi con la Convención Nacional Republicana que comienza el 15 de julio y en la que prevé la proclamación oficial de Trump como candidato del partido, al haberse retirado todos sus rivales. 

Hasta hoy, y sin conocerse el veredicto, Trump aventaja en casi todas las encuestas a su rival demócrata, el presidente actual Joe Biden que busca la reelección. 

El juez Merchan puede condenar a Trump a una pena que va desde la libertad condicional hasta los cuatro años de cárcel, y si bien ningún artículo de la Constitución impide a un convicto presentarse como presidente, nadie ha dejado todavía muy claro si el cargo podría ejercerse desde una prisión.

Comentarios