Un comando suicida siembra el pánico en Kabul atacando edificios gubernamentales

Los talibanes afganos han convertido el centro de Kabul en el escenario de violentos combates, dejando doce personas muertas y varias decenas de heridos en un ataque en distintos puntos de la ciudad. Los atentados coincidieron con la jura del nuevo Gobierno afgano.

Sobre las 10.00 de la mañana se produjo un atentado en el centro comercial Feroshgah, ubicado en el corazón de Kabul y rodeado por varias de las principales sedes oficiales del país. Desde las posiciones que tomaron en el complejo, de siete plantas, el comando -pertrechado con armas cortas y lanzagranadas-, según la ISAF- disparó contra el hotel lujoso Serena y el Ministerio de Justicia.

Previamente, un suicida había detonado su carga frente al Banco Central, enfrente del complejo y adyacente al Palacio Presidencial, donde Karzai había congregado a los 14 ministros de su nuevo Gobierno -aún incompleto- para tomarles juramento.

La ceremonia fue cancelada pero la jura se efectuó, tras lo cual el Gabinete celebró su primera reunión en plena crisis en la ciudad, según informó un portavoz presidencial.

Caos en el centro de la ciudad
En el centro comercial, las fuerzas de seguridad mantuvieron un enfrentamiento armado durante casi seis horas con los atacantes, dos de los cuales fueron abatidos mientras los otros dos hicieron estallar la carga explosiva que portaban. A causa de ello el edificio se incendió y quedó seriamente dañado.

Un coche conducido por un suicida explotó cerca del Ministerio de Exteriores, un segundo centro comercial próximo fue atacado con cohetes y hubo un nuevo enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y otro grupo de tres o cuatro talibanes atrincherados dentro del cine 'Ariana'. También se registró una explosión, sin víctimas, frente a otro cine capitalino, a aproximadamente un kilómetro de distancia de la zona neurálgica del atentado.

El presidente, Hamid Karzai, emitió un comunicado asegurando que la situación estaba ''bajo control'' y el ''orden restaurado'' cuando aún seguían los enfrentamientos en el ''Ariana'', cine cercano al primer complejo comercial atacado.

Inseguridad
A pesar de que durante la jornada la ciudad afgana gozaba de seguridad extra con ocasión de la ceremonia de la jura, su centro quedó sellado y fue sobrevolado por helicópteros, mientras se destacaban francotiradores en puntos esenciales. Edificios gubernamentales y hoteles cerraron sus puertas en la acción más osada de los últimos tiempos.

El comando terrorista corrobora la manifiesta intención de la insurgencia talibán de mantener su lucha pese a las ofertas de reconciliación y ayudas a la reintegración de Karzai, que está preparando un plan en ese sentido para presentarlo en la conferencia sobre Afganistán que se celebrará el 28 de enero en Londres.

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Administración estadounidense de Barack Obama, fue rechazada este fin de semana por los talibanes, quienes la calificaron de plan ''torpe'' que sólo cosechará un ''completo fracaso'' y no logrará ''debilitar'' el movimiento insurgente.

En Nueva Delhi, adonde llegó procedente de Kabul, el enviado especial de EEUU para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, condenó el atentado como la obra de unos ''desesperados'' y "despiadados''. ''Quienes hacen esto no sobrevivirán al ataque ni tendrán éxito. Pero podemos esperar cosas así con regularidad'', añadió el diplomático, según la agencia india IANS.