Una molécula causó el accidente del ensayo clínico que acabó en tragedia en Rennes

La Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento concluye que la BIA 10-2474 fue la culpable de la reacción que acabó con la vida de uno de los participantes y provocó lesiones a otros cinco

La molécula del laboratorio portugués Bial causó el accidente del ensayo clínico de Rennes, en el noroeste de Francia, en el que una persona murió y otras cinco resultaron afectadas de distinta consideración el pasado mes de enero. Así consta en el dictamen preliminar de los expertos de la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento (ANSM) publicado este lunes, en el que se recoge que, tras analizar todas las pistas, la responsabilidad de la molécula BIA 10-2474 es "la más plausible".

De acuerdo con este informe, recogido por los medios franceses, dicho componente habría sido el culpable de haber desatado una serie de reacciones en cadena en el cuerpo humano a partir de cierta cantidad acumulada, aunque todavía se desconoce cómo. Precisamente, descubrirlo será el objeto de la próxima reunión del comité de especialistas creado por la ANSM.

Todos los afectados fueron hombres de entre 28 y 49 años, que participaron en el estudio efectuado por el laboratorio francés Biotrial para el grupo farmacéutico luso Bial en busca de un medicamento analgésico para tratar problemas ligados a enfermedades neurodegenerativas. Lo ocurrido tuvo lugar en la fase inicial de ese ensayo terapéutico –era la primera vez que el compuesto se probaba en humanos–, que fue interrumpido, y en la que se suministró a 90 voluntarios sanos la molécula BIA 10-2474. El fallecido y los otros intoxicados habrían recibido una dosis más alta que el resto. A cambio, los voluntarios fueron remunerados con unos 1.000 euros, aunque diversos medios llegaron a hablar incluso de 1.900 por 'cobaya'.