sábado. 31.07.2021 |
El tiempo
sábado. 31.07.2021
El tiempo

Cómo comprobar sus frenos

Neumáticos en un taller HUTCH ROCK

Como uno de los principales elementos responsables de la seguridad de un coche, un fallo inesperado de los frenos puede dar lugar a situaciones peligrosas. El mantenimiento y la revisión de los frenos no sólo es importante para su propia seguridad y la de sus pasajeros, sino también para la de las demás personas con las que comparte la carretera. En este articulo le vamos a mostrar cómo supervisar y comprobar el estado de sus frenos y cuáles son los distintos signos que indican el deterioro de sus componentes y que pueden dar lugar a fallos de funcionamiento del sistema de frenos, así como las causas de los mismos.

Estos fallos, junto con el hecho de haber superado su vida útil, nos indican el mal estado de las pastillas de freno y la necesidad de cambiarlas.

Fallos en los forro de freno que pueden ser apreciados visualmente    

El material presenta un exceso de desgaste.

  • El desgaste es desigual.
  • Presencia de arañazos, mellas o desprendimiento del forro.
  • El forro presenta grietas y daños mecánicos.
  • Los forros de freno están deformados.


Síntomas de mal funcionamiento de los forros de freno

  • La distancia de frenado aumenta de forma considerable.     
  • Al efectuar la frenada, se aprecia un silbido o chirrido.    
  • El vehículo cambia la trayectoria seguida cuando se frena con fuerza.     
  • Las ruedas vibran o se balancean a lo largo de la frenada.   
  • El material del forro se desprende y sale despedido de la zapata.


Causantes de que los forros de freno fallen

  • No cumplir las reglas y condiciones de funcionamiento establecidas para la pieza.     
  • Mantener un estilo deportivo a la hora de conducir.     
  • Presencia de suciedad o restos de lubricante en el forro.     
  • La utilización de repuestos y consumibles de calidad deficiente.    
  • Las pastillas de freno se han desajustado.    
  • Los forros de freno han sido instalados de forma incorrecta.

De los síntomas mencionados, uno de los más evidentes de que hay un fallo en los forros de freno es la presencia un silbido fuerte al efectuar la frenada. Esto es debido a que las pastillas de freno actuales disponen de una superficie especial, la cual, en caso de desgate severo de las pastillas, emite un fuerte sonido durante la frenada. Esto indica la necesidad de sustituir los forros de las pastillas con la mayor inmediatez posible.

Sustitución de los forros de freno
La conexión del forro y de la zapata de freno viene condicionado por el tipo de pastilla. Debido a que la seguridad de la frenada depende en gran medida de que los forros de freno hayan sido instalados correctamente, el cambio e instalación de los mismos debe efectuarse por los profesionales de un taller.

Pastillas de freno, sustitución y vida útil

¿Qué vida útil poseen las pastillas de freno?     

  • La vida útil de las pastillas de freno se encuentra limitada a unos 15.000-20.000 kilómetros recorridos. Exceder este limite puede repercutir negativamente en la calidad de frenada y, por tanto, en la seguridad vial. Además del kilometraje, la vida útil va a depender los siguientes factores:
  • Materiales y tipos de tecnologías utilizados en su fabricación. Así por ejemplo, las piezas de cerámica presentan mayor resistencia y     durabilidad que las orgánicas.   
  • Peso del automóvil. En general, las pastillas montadas en coches de tamaño compacto tienen una mayor duración que aquellas que se encuentran instaladas en todoterrenos o automóviles de gran peso.          
  • Destreza del conductor y estilo de conducción. Utilizar de forma frecuente el pedal de freno, frenar de forma descuidada y conducir con un estilo brusco o agresivo da lugar a que las piezas se desgasten prematuramente.
  • Estado en que se encuentren los discos de freno. Si éstos presentan hendiduras, corrosión y un desgaste no uniforme en su superficie, van a influir negativamente sobre el estado de las pastillas de  freno y su vida útil.     
  • Posición en la que se instalan. Las piezas montadas en el eje delantero mantienen su capacidad de funcionamiento durante unos 25.000-40.000 kilómetros, mientras que las del eje trasero lo hacen por unos 60.000 kilómetros.
     

¿Es necesario cambiar las pastillas de freno como un conjunto?

Los componentes instalados en un mismo eje deben ser sustituidos juntos y por piezas que pertenezcan al mismo lote de fabricación de la misma marca. Esto viene establecido por las normas internacionales e implica la necesidad de comprarlos en un juego.

Un juego de pastillas de freno suele contener un total de 4 piezas, 2 para cada eje.


¿Cómo puedo determinar que ha llegado el momento de cambiar las pastillas de freno?

Los sensores de desgaste, ya sean mecánicos o electrónicos, se encargan de indicar que es necesario efectuar el cambio. Los de tipo mecánico advierten emitiendo un chirrido y los de tipo electrónico a través del encendido de un testigo de aviso en el salpicadero. Asimismo, también deberá efectuar una comprobación de las pastillas cuando tenga lugar alguna de estas situaciones:

  • la eficiencia de frenado disminuye;  
  • bajada notable del nivel del líquido de frenos;    
  • el volante fluctúa conduciendo baja velocidad;    
  • sobre la superficie de los elementos del mecanismo aparece polvo y virutas metálicas

El método que determina el grado de desgaste con mayor precisión es el de medir el grosor del forro de fricción por medio de un pie de rey. El valor obtenido es comparado con el que se encuentra indicado en la documentación técnica que aporta el fabricante del coche.

El líquido de frenos: su importancia para el sistema de frenos y su sustitución

Otro elemento al que se debe prestar atención al comprobar los frenos es el líquido de frenos, a veces ignorado por muchos conductores. El hecho de conducir con un líquido de frenos que se encuentre en condiciones deficientes puede dar lugar a fallos en la frenada, con el consiguiente peligro que supone para su seguridad vial.

Por qué es necesario sustituir el líquido de frenos

La función del líquido de frenos es la de asegurar que el proceso de transmisión desde el pedal de freno hasta los cilindros de cada rueda se realice a la perfección. Si dicha función no puede ser realizada debidamente y su temperatura aumenta o disminuye en exceso, podría provocar daños en el freno. De ahí la necesidad de cambiarlo antes de que su deterioro tenga tales consecuencias.

Herramientas que va a necesitar para el cambio

- Un gato para poder levantar el coche y retirar las ruedas.
- Gafas y guantes de protección, no sólo ante el líquido de frenos, sino también ante otros agentes corrosivos.
- 2 jeringuillas, una destinada a la extracción del líquido antiguo y otra a la introducción del nuevo.
- Recipiente para recoger todo el líquido viejo que se purgue del sistema.
- Manguito de goma para el purgado del líquido.
- Llave de cruceta para desmontar las ruedas.
- Llave fija para la apertura del tornillo purgador.
- Una persona para ayudarle a efectuar el purgado del líquido de frenos.

Pasos necesarios para efectuar el cambio del líquido de freno

1. Estacione el coche en una superficie llana y apague el motor. Estas condiciones son necesarias para evitar que más adelante haya problemas al elevar el coche o con el propio líquido.

2. Proceda a cambiar el líquido de frenos. Para ello abra el capó y localice el depósito de líquido de frenos, el cual posee normalmente un símbolo amarillo con una imagen representativa de los frenos. Seguidamente, extraiga todo el líquido de frenos antiguo por medio de una jeringuilla y, de forma inmediata, introduzca el líquido nuevo con la otra jeringuilla. Esto debe realizarse con rapidez para evitar la entrada de mucho aire en el sistema, algo que haría que los frenos perdieran su efectividad.

3. Con el líquido de frenos ya cambiado, las pinzas de cada rueda deben ser purgadas respetando el siguiente orden: rueda trasera derecha, rueda trasera izquierda, rueda delantera derecha y por último rueda delantera izquierda.

Se empieza siempre por la rueda que esté más alejada del volante, finalizando en la que se encuentra junto a él.

Para la retirada de las ruedas, eleve el vehículo empleando el gato y destornille cada rueda con la llave de cruceta.

4. Localice en la primera rueda un tubo de plástico que sale del bombín del freno, retire su protección y proceda a conectarlo con el manguito de goma, cuyo extremo opuesto deberá introducir en el recipiente preparado para recoger el líquido purgado.

5. Sitúese al lado de la primera rueda y pídale a su ayudante que pise varias veces pedal del freno pero sin hacerlo a fondo.

6. Una vez que el ayudante haya bombeado el freno, abra el tornillo purgador con la llave fija. Inmediatamente después de hacerlo, la otra persona debe pisar suavemente el freno hasta llegar al fondo. Ésta deberá avisarle en cuanto llegue al fondo para que usted proceda a cerrar el purgador. Este procedimiento debe ser repetido dos o tres veces, ya que solo así será purgada por completo la rueda.

7. Finalizado el purgado de la rueda, lo siguiente es comprobar el nivel del líquido de frenos. Vaya al capó, en los coches más recientes hay dos marcas que indican “máxima” y “baja”. En los coches más antiguos tendrá que comprobar que el líquido esté ocupando aproximadamente 2/3 de la capacidad del depósito. Si el nivel del liquido no se encuentra entre el mínimo y el máximo, proceda a rellenarlo con la jeringuilla que empleó para la introducción del líquido nuevo.

8. Después de llevar a cabo la comprobación, retire el manguito, coloque su protección y vuelva a atornillar la rueda con la llave en cruz.

9. Una vez que haya finalizado con la primera rueda, debe repetir nuevamente los pasos 4, 5, 6, 7 y 8 del proceso con cada una de las otras. No se olvide de mantener el orden indicado ni de comprobar el nivel de líquido de frenos tras efectuar cada purgado.

¿Con qué frecuencia tiene que cambiar el líquido de frenos de su coche?     
     
Si no ha habido ningún fallo con anterioridad que haya hecho necesaria su sustitución, lo normal es que haya que hacer el cambio cada 50.000 kilómetros o bien cada 2 años .

Información utilizada:
https://www.recambioscoches.es/pastillas-de-freno
https://www.endado.com/consejos/como-cambiar-liquido-de-frenos-al-coche/

Cómo comprobar sus frenos
ç