Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Adiós definitivo al viejo mercado de Cantodarea

El edificio está situado justo en el linde entre el municipio marinense y la capital provincial
El edificio está situado justo en el linde entre el municipio marinense y la capital provincial
El inmueble será derruido el año que viene, una vez se termine con el proyecto que están realizando los técnicos municipales, y se creará una plaza con aparcamiento y zonas verdes

Uno de los símbolos del barrio de Cantodarea, un ejemplo de cómo a veces los proyectos no se convierten en nada más que ideas frustradas, desaparecerá el año que viene. El edificio del antiguo mercado del barrio marinense será derruido en 2018, según los plazos que maneja el Gobierno local.

El Concello tomó esta decisión hace ya más de medio año, motivado por las demandas de los vecinos, que pedían una reordenación de la zona, y por el peligro que supone mantener la estructura en el estado en el que está, muy deteriorada y con riesgo de desprendimiento de alguna de sus piezas. "Este es un objetivo claro que tenemos", asegura la concelleira de Medio Ambiente e Benestar Social, Marián Sanmartín. "Los vecinos llevaban mucho tiempo pidiendo que quitáramos ese estandarte de ahí ", asegura la ersponsable del departamento municipal.

En estos momentos, el equipo técnico municipal está ultimando los detalles del proyecto de derribo, "que tendremos terminado a finales de año", apostilla la concelleira. La tardanza en su redacción está justificada en la aparición de un sótano de grandes dimensiones bajo el inmueble que se tirará, "que llega hasta donde están los contenedores" y que habrá que rellenar, además de la presencia de un transformador de Fenosa en el lugar, que retrasó la tramitación del documento. Poner al mismo nivel que el suelo el sótano existente supondrá tener que destruir también la zona ajardinada que hay frente al edificio.

Por suerte, se trata de perder un pequeño espacio verde para conseguir un lugar de esparcimiento de mayores dimensiones, y es que el futuro de la parcela pasa por convertirse en una plaza.

La concelleira Marián Sanmartín cree que el proyecto estará acabado antes de final de año. Costará cerca de 150.000 euros

Aunque el Concello todavía no ha cerrado el diseño de la misma, en principio contará con una superficie de hormigón, en la que se habilitarán varias plazas de aparcamiento, y una zona de jardines con bancos, "y puede que una fuente", adelanta Sanmartín. "Lo que queremos es que sea algo sencillo y limpio", detalla.

El presupuesto que se maneja para toda la obra es de "cerca de 150.000 euros", cifra la concelleira, e incluye tanto el derribo de la estructura como el relleno del sótano que se extiende hasta la acera.

LITIGIOS. El edificio nació siendo de titularidad privada, pero a principios del siglo XX el Consistorio de aquella época lo vio con buenos ojos y propuso ubicar en él un mercado.

Para poder iniciar el proyecto, en 1940 las parcelas pasaron a titularidad municipal, unas por una gestión de compraventa y otras por expropiación, lo que permitió que en 1949 la iniciativa ya estuviera redactada.

Sin embargo, no tardó en aparecer la primera piedra en el camino. El contratista que se debía encargar de la ejecución de las obras presentó suspensión de pagos. El proceso quedó paralizado y la idea del Mercado se redujo a cenizas.

A partir de ahí, los propietarios iniciales comenzaron un tira y afloja con la Administración para recuperar sus terrenos, que habían cedido con la condición única de que se destinasen a la creación de una plaza de abastos.

Un siglo después, solamente una pequeña parcela, anexa al edificio, mantiene su titularidad privada y es utilizada como garaje. Sanmartín consiguió llegar a un acuerdo con los propietarios y, aunque supuso perder unos cuantos metros de lo que le correspondía al Consistorio, al menos "podremos tirar por fin ese estandarte y mejorar la zona", reflexiona.

Adiós definitivo al viejo mercado de Cantodarea
Comentarios